Valoración del inicio de curso

278

Un año más, el curso comienza con falta de profesorado y alumnado desatendido. Los problemas de la escuela pública se cronifican y se agravan por culpa de una consejería ineficaz.

Falta de profesorado

Para empezar, las clases han empezado sin tener las plantillas completas. La fecha de la primera convocatoria de SIPRI para Primaria y Secundaria ha hecho que una parte de la plantilla se haya incorporado a los centros a la vez que el alumnado. Es decir, estas compañeras y compañeros no han tenido tiempo de conocer las características de sus centros y alumnado, de preparar las clases, de elegir horario, grupos y materias.

Alumnado NEAE

En su línea, la consejería continúa maltratando al alumnado que más ayuda necesita: el NEAE.

Esta semana es la Semana Internacional de las Personas Sordas. A la consejería poco le importan ni esta efeméride ni el derecho a la educación de las niñas y niños andaluces sordos. De no ser así, ya habría contratado a todas las intérpretes necesarias para garantizar el derecho a la educación del alumnado NEAE y habría subrogado a estas trabajadoras externalizadas. (enlaces)

Tampoco han sido cubiertas 212 plazas de AL y PT. A esto hay que añadir que, al no haber fijada una ratio de alumnado para este profesorado, la sobrecarga que soportan estas compañeras es tal que rara vez pueden atender a su alumnado todo lo bien que quisieran y que se merece. Estamos hablando de puestos en los que la ratio alcanza hasta los 40 alumnos por docente.

En cuanto a los puestos COVID, han pasado a llamarse de refuerzo pedagógico y el número de plazas ha menguado significativamente: si en 2020-21 hubo 7000, este curso tan solo habrá 1235 (507 para primaria y 728 para secundaria). Además de la reducción, aún no se han cubierto pues, que sepamos, se han convocado muy pocas en primaria y ninguna en secundaria.

Personal interino

Como ya veníamos anunciando desde hace varios cursos, los distintos procesos para el acceso a la función pública han dejado por el camino a cientos de compañeras con varios años de tiempo de servicio a sus espaldas que este curso aún no han sido convocadas para trabajar, o que se encuentran a cientos de kilómetros de casa.

Exigimos, como siempre, que se cubran todas las ausencias y vacantes de manera ágil e inmediata, y por ello solicitamos que se aumente el número de convocatorias semanales de SIPRI. Además de que se tenga una mayor previsión a la hora de hacer las convocatorias. Es inaceptable que salgan las vacantes a cuentagotas habiendo convocatorias posteriores con mayor número de vacantes y perjudicando así gravemente a profesorado interino que, con más años de tiempo de servicio, se ve obligado a coger sustituciones o vacantes más lejos de sus casas.

Para que el personal interino pueda conciliar su vida laboral, personal y familiar del mejor modo posible, pedimos a la Administración que posibilite la petición de destinos por comarcas en lugar de por provincias para las sustituciones, tal y como se hace en otras administraciones.

Tampoco es de recibo que se asignen materias distintas de su especialidad a compañeras convocadas por una bolsa concreta: cada docente a su especialidad.

2×1

Desde CGT venimos denunciando el abuso del artículo 3.3 del RD 1594/2011 (el llamado 2×1) desde hace tiempo. Este artículo permite asignar tutorías a especialistas del cuerpo de Primaria.

Horarios de Secundaria

Conviene recordar que el horario regular lectivo en Secundaria es de 18 horas, según marca la normativa. Que la Administración, torticera, abuse de la coletilla “según necesidades del centro” para sobrecargar al profesorado con hasta 3 horas más de clases (llegando así a las 21 horas con la consecuente sobrecarga laboral y eliminación de puestos de trabajo que podrían ser ocupados por otras compañeras) no quiere decir que no tengamos que seguir peleando por que se respete nuestro horario para poder llevar a cabo la labor docente de la mejor forma posible.

Ratios

Por más que denunciemos que en Andalucía la mayoría de las aulas públicas tienen ratios ilegales, la Administración continúa haciendo oídos sordos, incumpliendo su propia normativa y maltratando a docentes y a usuarios de la escuela pública.

La Consejería de Desarrollo Educativo hace caso omiso de las peticiones del personal y las familias de los centros. La práctica que está llevando a cabo de manera muy excepcional, en caso de “rebajar las ratios”, es hacerlo en los grupos de 6º de Primaria, 4º ESO y 2º Bachillerato para que no se consoliden, en lugar de hacerlo en tres años o en el comienzo de cada etapa. Nada casual.

Amianto

El plazo para desmantelar todo el amianto de los centros escolares públicos andaluces ha finalizado y la Junta de Andalucía sigue sin aportarnos el listado de centros con amianto y el estado de las obras.

Como vemos, la consejería no ha aprovechado el verano. Sigue sin hacer los deberes y arrastrando problemas históricos.

Basta ya de ningunear a usuarios de la escuela pública, a las familias y a las plantillas.

Artículo anteriorLa integración no es caridad, es un derecho
Artículo siguienteNovedades (25 al 29 de septiembre)