Aire contaminado en las escuelas de Andalucía (I)

0
534

Hace un mes, Ecologistas en Acción publicó un nuevo informe sobre calidad del aire en entornos educativos. El resultado es demoledor: todas las escuelas analizadas superan los límites de dióxido de nitrógeno permitidos.

Se han estudiado los niveles de dicha sustancia en 114 centros de nueve municipios de cinco provincias: A Coruña, Asturias, Bizkaia, Murcia y Sevilla.

Para estas mediciones, se han escogido centros de Primaria y Secundaria “ubicados tanto en vías de alta densidad de tráfico motorizado como en entornos alejados de vías de alta capacidad con poca exposición a los contaminantes”.

En la campaña de Ecologistas en Acción de 2023 –llevada a cabo en Barcelona, Gijón, Granada, Madrid, Murcia y Vigo– los resultados describían una situación similar en 159 centros de 160 analizados. En 2022, este monitoreo de centros se hizo en Castilla y León, y todos los entornos de escuelas dieron un promedio de concentración de NO2 por encima del nivel de protección para la salud.

Ecologistas en Acción lleva desde 2005 publicando un informe anual en el que analiza los datos de las estaciones oficiales de medición de la contaminación, informe que se ha convertido en un referente. Desde 2016 también publica un informe especial sobre contaminación por ozono, sustancia que provoca daños severos en la salud a corto plazo y que —debido al cambio climático— es responsable de cada vez más picos de contaminación en más sitios.

¿Qué revelan los datos?

De entrada, el informe muestra que ningún centro cumple las recomendaciones de la OMS, pues todos los entornos escolares superan los 10 μg/m³ de dióxido de nitrógeno concentrado. Asimismo, 11 de las 114 escuelas están por debajo de los 20 μg/m³, o dicho de otra forma: el 90% supera el nuevo límite establecido en la revisión de la Directiva de Calidad del Aire.

Además, el estudio señala que 15 de los 114 centros educativos superan los 40 μg/m³, el límite legal vigente. Estos datos son alarmantes, ya que la población infantil es especialmente sensible a la contaminación atmosférica por su alta frecuencia respiratoria, su mayor exposición en el ambiente exterior y lainmadurez de sus sistemas respiratorios e inmunitarios. Recordemos que pasa un tercio de su tiempo en la escuela.

Según la OMS, el 90% de niñas y niños de Europa va a escuelas donde los límites de contaminación atmosférica superan los considerados seguros. La principal causa del 33% de los casos de asma infantil es la contaminación del aire.

El Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) del Instituto de Salud Global llega a la conclusión de que el desarrollo cognitivo de los estudiantes que asisten a escuelas expuestas a contaminación generada por el tráfico se ve perjudicado: según los científicos, se va enlenteciendo.

¿Qué hacer?

Ecologistas en Acción propone una serie de medidas necesarias.

Por una parte, es básico que se dé más y mejor información sobre la calidad del aire que respiramos, especialmente en el entorno de centros educativos y otros espacios sensibles. La organización está llevando a cabo talleres para la sensibilización y formación del alumnado en institutos de Sevilla, Cartagena o A Coruña.

Por otra, urge promover sistemas de movilidad como el tránsito peatonal, la bicicleta y el transporte público. El estudio también plantea la restricción del tráfico motorizado urbano para reducir la contaminación.

Del mismo modo, el informe considera que la implantación de la ley de Zonas de Bajas Emisiones en todas las ciudades que superan los 50.000 habitantes es una buena oportunidad para mejorar la calidad del aire y de nuestra vida. Alerta del peligro de dar marcha atrás en materia de movilidad sostenible, como están haciendo algunos ayuntamientos (Barcelona, Gijón o Madrid).

Respirar no es una opción

Lo hacemos alrededor de 20.000 veces al día. Normalmente, no podemos elegir el aire que respiramos. Hacerlo en zonas con mala calidad conlleva graves riesgos para la salud, sobre todo para la población más vulnerable, entre la que se encuentra la infancia.

Método seguido

Para analizar los resultados de las mediciones, se han comparado con los datos promedio de NO2 registrados durante esas fechas en las estaciones oficiales de contaminación de las localidades examinadas, con parejas de captadores pasivos en las inmediaciones de las estaciones oficiales para obtener una medida de control y calibración de los sensores.

Los captadores pasivos empleados son dispositivos de bajo coste que permiten realizar campañas de sensibilización ciudadana sobre la contaminación del aire. Las mediciones realizadas con estos dosímetros no alcanzan la precisión de los datos que proporcionan las estaciones de control, pero sirven para tener una referencia aproximada sobre la calidad del aire que respiramos. La Agencia Europea del Medioambiente y el Ministerio de Transición Ecológica reconocen el valor de estas campañas.

Evidencias científicas: casi un 10% de las muertes anuales en España se atribuyen a causas relacionadas con la contaminación del aire, que —además de los fallecimientos— provoca enfermedades crónicas y problemas en el desarrollo. La OMS cifra en 4,2 millones las muertes anuales derivadas de la exposición a contaminantes atmosféricos en ambientes exteriores. Cerca de 300.000 personas mueren al año en Europa de manera prematura por causas asociadas directamente con la contaminación (1.200 menores de 18 años); en España, cada año son unas 30.000 las defunciones por este motivo. La contaminación es una de las principales causas del asma infantil y de retrasos en el desarrollo cognitivo en la infancia.

Daniel Fernández de CGT y Eduardo Gutiérrez de Ecologistas en Acción

[Continúa en «Aire contaminado en las escuelas de Andalucía (II)»]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí