Los recreos tendrán programación pero no serán lectivos

5462

El recreo inclusivo tiene como objetivo principal la inclusión de todo el alumnado del centro y la práctica de actividad física en los recreos, buscando la motivación de los mismos, dando a conocer diferentes juegos que pueden llevar a cabo en su tiempo libre y de ocio.

La guardia de recreo computa dentro del horario como una hora de guardia. Es decir, como parte del horario no lectivo. No son pocos los centros y docentes que, de manera voluntaria, participan en las horas de recreo organizando los recreos inclusivos u otras actividades con el alumnado. Sin embargo, con la nueva ley educativa -LOMLOE-, la normativa de primaria, secundaria y bachillerato contempla lo siguiente:

“Los centros docentes organizarán, en el marco de su autonomía, recreos inclusivos y activos con el objetivo de potenciar las interacciones que se establecen entre el alumnado. En estos, se podrán realizar juegos y actividades lúdicas de su interés, transmisores de la cultura, de los valores y que contribuyan a desarrollar hábitos de vida saludable, tales como talleres de ajedrez, de debate, de juegos tradicionales, de baile, de decoración, de lectura, de mediación, entre otros de naturaleza análoga”.

O lo que es lo mismo, meternos un gol por la escuadra y ni verlo venir. Ahora los recreos tendrán programación propia, pero ¿de quiénes depende esa programación y desarrollo?

La orden de 20 de agosto de 2010 por la que se regula la organización y funcionamiento de los institutos de educación secundaria, así como el horario del centro del alumnado y profesorado, establece que, de las 30 h de obligada permanencia en el centro, 25 se computarán como horario regular, de las cuales 20, y hasta un máximo de 21, conformarán el horario lectivo, computándose el resto como horario no lectivo.

Dentro de este tramo de horario no lectivo que puede ser de 4 o 5 horas semanales, está incluido el servicio de guardia de recreo.

Los recreos inclusivos han sido y son práctica habitual en algunos centros donde de manera voluntaria y NO OBLIGATORIA, el profesorado del centro ha organizado talleres o actividades diversas.

La LOMLOE introduce la obligatoriedad -organizarán- de que los centros desarrollen actividades en el transcurso del recreo. Las consecuencias son claras: una guardia de recreo pasa a ser una jornada lectiva con alumnado. Por lo tanto, ya no se debería considerar dentro del horario no lectivo.

Desde CGT exigimos a la Administración que las horas de “recreos inclusivos” sean consideradas dentro del horario lectivo.

Artículo anteriorCGT Enseñanza Jaén denuncia la intolerable pérdida de unidades en la enseñanza pública en la provincia
Artículo siguienteNovedades (12 al 16 de junio)