CGT Enseñanza reclama más derechos y medidas de conciliación para el profesorado

508

En 2021, la consejería publicó una circular de licencias y permisos que eliminaba derechos del profesorado. Aunque a inicios de este curso la circular ha vuelto a modificarse y recoge algunas mejoras que, en realidad, no vienen de la propia Junta de Andalucía sino de normativa superior (igualación del cónyuge a la pareja de hecho o aumento de los permisos por nacimiento), CGT Enseñanza sigue echando en falta medidas que sí se contemplan en otras comunidades o que incluso se podían disfrutar antes en Andalucía.

Derecho al disfrute de un curso escolar sin prestación de servicios con retribución parcial (año sabático)

En muchos países como Francia, Alemania o Reino Unido está ampliamente extendida la costumbre de tomarse un año sabático, especialmente antes de entrar en la Universidad o a lo largo de la carrera laboral de una persona.

En España, el año sabático no es una práctica habitual, pero sí encontramos algunas comunidades autónomas en las que el funcionariado docente puede solicitar este permiso parcialmente retribuido. La manera en la que se articula es la siguiente: cuatro cursos académicos consecutivos a jornada completa cobrando el 84% (Aragón, Extremadura, País Vasco, Madrid, Murcia, Navarra) o el 85% (Castilla-La Mancha) y un quinto curso cobrando el mismo porcentaje.

Este permiso retribuido redunda en la mejora de posibilidades para la conciliación de la vida personal, familiar y laboral del funcionariado docente (tener o criar hijos, estudiar, cuidado de familiares o autocuidado para evitar quemarse) así como la contratación de personal interino.

Reducción de jornada por interés particular

Hasta 2021, el personal docente que quisiese pedir una reducción de jornada por interés particular podía elegir entre reducirla ⅓ o la mitad. Muchos interinos y funcionarios solicitaban la reducción de jornada para estudiar oposiciones, para continuar con sus estudios, para tener más tiempo para dedicarse a la crianza o cuidados de familiares o simplemente para bajar el ritmo de trabajo y llevar una vida más sosegada.

Pero con la circular de 2021, se introdujeron cambios sustanciales cuyo fin no es otro que el disuadir al personal de solicitar este permiso y, como consecuencia, eliminar los puestos de trabajo que estas reducciones generaban:

– Solo se puede reducir la jornada en un 10%.

– Si la proporcionalidad de la reducción entre el horario lectivo y no lectivo afecta a alguna sesión lectiva incompleta, se aplicará la proporcionalidad de manera que dicha sesión lectiva se dé completa.

– La reducción que afecte a la parte lectiva recaerá preferentemente sobre las horas de docencia no directas.

Días de libre disposición

Los días de permiso asuntos particulares retribuidos (moscosos) son un derecho de todo el funcionariado, pero en el caso de los docentes, solo podemos disfrutarlos en período no lectivo. Es decir, durante los primeros 15 días de septiembre o los últimos 15 días de junio y siempre y cuando la dirección considere que no altera el funcionamiento del centro. Aquí encontramos dos problemas: el primero y más importante es que se pierde el sentido de este permiso que es, precisamente, poder ausentarse del trabajo un día cualquiera que se necesite (acudir a una notaría, banco u otras gestiones) y, el segundo, que en junio hay claustros y evaluaciones que justifican la dirección no dé los días. En la práctica, esto supone un agravio comparativo ya que, al contrario que el resto de funcionarios, la mayoría de docentes no utiliza este permiso porque se le restringe su uso.

Jornada laboral de cuatro días

La jornada laboral de cuatro días sin aumento de la jornada de 8 horas ni del salario es algo que CGT Enseñanza reivindica desde hace años.

Actualmente, son cada vez más países y empresas en los que se está implementando y los resultados indican que son muchos los beneficios de esta medida: aumento de la productividad, mayor satisfacción del personal, mayor descanso y disminución de gastos por desplazamiento y emisión de gases.

En muchos conservatorios y escuelas oficiales de idiomas los horarios se ajustan para que el profesorado tenga que asistir al centro el mínimo de días posibles, pero en los colegios e institutos, la Administración educativa no lo permite. En CGT Enseñanza nos preguntamos cuál es el motivo para ejercer este control sobre profesorado que no beneficia al trabajo.

Entradas relacionadas:

Artículo anteriorCGT apoya a los claustros del norte de Córdoba
Artículo siguienteNovedades (del 15 al 19 de enero)