¿Quién se está lucrando con las escuelas infantiles?

269

Ahora que está en los medios la reforma del estadio de La Cartuja, es buen momento para recordar esta entrada de hace tres años.

Hace una semana se levantó el secreto de sumario de la Operación Brody. La jueza ha ordenado analizar «los expedientes administrativos vinculados a la Junta de Andalucía”. Entre ellos está la subvención de 5,4 millones que la Junta destinó a reformar el estadio de La Cartuja, cuando debería haberlos usado para bonificar el precio público de las guarderías y el servicio de comedor.

La UCO está analizando la documentación incautada en los registros para averiguar si el entonces Presidente de la Federación Española de Fútbol y su socio cobraron mordidas por la adjudicación de contratos a la constructora Gruconsa, pues esta fue una de las adjudicatarias para reformar el estadio.

Así de bien gestiona el gobierno andaluz el dinero público, y no es el único ejemplo.

Todo lo que no sea fortalecer lo público acaba siendo, más temprano que tarde, favorecer lo privado. Y no es casualidad que en las escuelas infantiles (perjudicadas las públicas por la pérdida de esos 5,4+119 millones) haya otro señor de las pelotas que tiene mucho interés; sus tentáculos se extienden por el Servicio de Ayuda a Domicilio, donde (a base de reducir la calidad y empeorar las condiciones laborales) está cada vez más presente; y también se beneficia de la externalización (eufemismo de privatización) de la limpieza de centros educativos, etc. Bajo el nombre de ACS, Dragados, CLECE, Koala Soluciones Educativas, EULEN… se lucra vampirizando lo público.

La educación es un derecho, no un negocio. ¡El dinero público, a la Pública!

Artículo anteriorEl viacrucis del tercer trimestre
Artículo siguienteCGT gana una sentencia para el personal de FOAPS