MEDAC y los vasos comunicantes

1205

Sonia Ordóñez Mata, Directora General de MEDAC España, ha visitado hace unos días la sede sita en la Ronda del Tamarguillo de Sevilla acompañada de Manuela Villena López, gerente de Relaciones Institucionales Sanitarias en la empresa farmacéutica Bidafarma.

Se da la circunstancia de que esta última está casada con Juan Manuel Moreno Bonilla. De este modo, MEDAC –empresa privada, que se ha hecho de oro y ha crecido sin parar desde que Javier Imbroda llegase al frente de la Consejería de Educación– sigue recibiendo un apoyo evidente (en este caso concreto, en un Centro de Investigación Biomédica) por parte de la pareja del Presidente de la Junta a la vez que no se ofrecen todas las plazas que serían necesarias en los centros públicos, que ven recortados sus recursos al tiempo que se mantienen conciertos con centros religiosos (por ejemplo: el ALTAIR de Sevilla, del OPUS y que solo admite a niños), que cobran sus cuotas a las familias, practican el derecho de admisión, inflan las calificaciones, etc. 

Como ya hemos publicado con anterioridad, MEDAC no respeta los derechos de sus docentes. Parece que eso no sea relevante para las autoridades, que siguen poniéndole una alfombra roja para su expansión (con la creación de una universidad incluso). Los vasos comunicantes entre la educación privada y la Junta son fluidos. Todo queda en casa.

Entradas relacionadas:

Artículo anteriorCarta abierta de una interina
Artículo siguienteNovedades (semana del 15 al 19 de mayo)