El rey Medac

1420

El rey Medac era muy avaricioso. A pesar de ser inmensamente rico, siempre quería más. Sus riquezas y lujos le parecían poco y soñaba con que creciesen hasta el infinito.

Un día apareció por allí el Dios de la Junta, muy generoso con lo que no era suyo. Medac le pidió un deseo: que todo aquello que tocasen sus manos se volviera privado o privado concertado. El deseo fue concedido.

Fue a su despacho y dijo: que estas enseñanzas de Formación Profesional sean privadas o privadas concertadas. Y así sucedió. Estaba en­cantado: pensaba que era la persona más afortunada del mundo. Se animó e hizo lo mismo con enseñanzas de Bachillerato, de Educación Especial, con las enseñanzas a distancia…

Su codicia provocó que las familias humildes no pudiesen sufragar los gastos de esos estudios, y numerosas protestas que ignoraba o despreciaba.

Antes de acabar su encantamiento cayó una maldición sobre el rey Medac: todo lo que tocase se convertiría en boñiga de vaca. Así fue como terminó su reinado.

Mucha gente se lo esperaba porque desde siempre sus negocios habían olido muy mal.

Artículo anteriorNovedades (semana del 15 al 20 de marzo)
Artículo siguienteSobre la vacuna de AstraZeneca