8 de marzo: Día Internacional de la Mujer Trabajadora

1304

Porque nos sobran los motivos.

Nos quieren calladas, explotadas, invisibles, precarias, sumisas, culpables, incluso asesinadas. Pero no nos callamos. JUNTAS seguimos levantándonos en un grito común contra el sistema cis-heteropatriarcal, el capitalismo, las desigualdades, la precariedad y las violencias machistas. Y decimos BASTA.

Este 8 de marzo volvemos a llenar las calles porque nos sobran los motivos:
Por la eliminación de la división sexual del trabajo y la precarización de los sectores tradicionalmente feminizados: La mayoría de trabajos de cuidados asalariados y no asalariados continúan siendo realizados mayoritariamente por mujeres, siendo además los más precarizados: sanidad, servicios sociales, limpieza, telemarketing, cuidados de personas dependientes, comercio, jornaleras, conserveras, etc.

Por la eliminación de la brecha salarial y la precariedad. La discriminación sexual en el trabajo, la dificultad sistémica en la conciliación laboral, nos abocan a las reducciones de jornada, de salario y a la temporalidad, condenándonos al suelo pegajoso que afecta finalmente a nuestras pensiones.

Por la eliminación de los sesgos de género en la salud laboral. Para garantizar una perspectiva de género en la prevención de riesgos laborales que sea realmente efectiva, incluyendo además la salud mental y espacios libres de capacitismo. Porque nosotras también tenemos derecho a puestos de trabajo dignos, adaptados y seguros, a la investigación de los riesgos laborales con perspectiva de género y al reconocimiento de nuestras dolencias como enfermedades profesionales.

Por la derogación de la reforma laboral y las pensiones. Que lejos de asegurarnos condiciones de vida dignas, afianza la precariedad, mantiene contratos basura y nos condena a la pobreza salarial y de pensiones. Todo ello con la complicidad de la patronal y los sindicatos firmantes.
Por terminar con nuestra invisibilización e infrarrepresentación en todos los ámbitos públicos: En los espacios de participación, de decisión, en la cultura, en la ciencia, en el deporte…
Por la eliminación de las violencias en todas sus manifestaciones: estructural, institucional, judicial, médica, económica… Que ampara el machismo, el racismo, la LGTBI-fobia y el asesinato de miles de mujeres e identidades disidentes. Que nos despoja de todos nuestros derechos sobre todo a las más precarias. Que es cómplice del acoso sexual y por razón de sexo, orientación sexual e identidad de género. Que niega el derecho al aborto libre, público, gratuito, seguro y universal…

Por la eliminación de la ley mordaza. Que reprime la libertad sindical y la libertad de expresión, penalizando los derechos fundamentales de protesta y de manifestación. Recordamos que algunas compañeras continúan siendo reprimidas por su activismo.

Por la eliminación de la ley de extranjería. Que institucionaliza el racismo, y genera una doble opresión para las mujeres migrantes que se ven empujadas a la marginalidad y a la esclavitud.
Por la eliminación de las guerras y las consecuencias de la emergencia climática, que causa millones de desplazadas y refugiadas. Utilizándonos a las mujeres, criaturas y personas de diferente orientación e identidad sexual como arma de represión y moneda de cambio. Nos hacinan durante años en campos, donde la precariedad es generalizada, y donde tareas cotidianas como ir al baño o ducharse ponen en riesgo nuestra integridad.

Contra el negacionismo de las desigualdades y la violencia machista, y los ataques a nuestra lucha por parte de la derecha, de la iglesia y de este sistema cis-heteropatriarcal, capitalista y racista, que quiere despojarnos de nuestros derechos.

Y por un millón de razones más.

Promovemos un feminismo inclusivo y de clase, que cambie las conciencias para avanzar hacia un mundo más justo, igualitario y diverso poniendo en el centro la vida de las personas.

Desde CGT como sindicato de clase, anarkotransfeminista, de lucha y combativo reivindicamos y continuamos luchando hoy y siempre por nuestros derechos y la erradicación del sistema heteropatriarcal.

Seguimos en la lucha por las que fueron, las que somos y las que serán.

El comité de huelga está formado íntegramente por mujeres de toda la territorial de CGT Andalucía, Ceuta y Melilla.

CGT ANDALUCÍA ha elegido Sevilla en esta ocasión para la formalización de la convocatoria de huelga general de 24 horas para el próximo 8 de marzo. La tabla reivindicativa de este paro general es la siguiente:
  1. La adopción de medidas concretas e inmediatas que acaben con la brecha salarial y permitan que se alcancen condiciones laborales de contratación, promoción y remuneración dignas, así como medidas que acaben con la desigualdad en las pensiones.
  2. El establecimiento de políticas laborales sociales y económicas del gobierno que hagan efectivas la conciliación real de la vida familiar laboral y personal, así como la corresponsabilidad en los cuidados.
  3. La retirada de las políticas, leyes y actuaciones del capital que conllevan la discriminación en el acceso al empleo de las mujeres y el establecimiento y fomento de medidas efectivas para la disminución de la tasa de paro de mujeres.
  4. La erradicación del acoso sexual laboral, la precariedad laboral, temporalidad y la alta tasa de contratos con jornadas parciales.
  5. La igualdad material efectiva de las mujeres migrantes y refugiadas, así como el cierre de los CIES y CETl.
  6. La equiparación efectiva y real de las Empleadas del Hogar al régimen general.
  7. La consideración de las tareas de cuidados como trabajo con derecho a remuneración, así como el derecho a sus prestaciones contributivas independientes.
  8. La equiparación efectiva entre empleados y empleadas al servicio de las Administraciones Públicas.
  9. La exigencia al gobierno de medidas concretas y efectivas contra las violencias machistas.
  10. La igualdad de las mujeres en el acceso de bienes de consumo básicos y sostenibilidad.
  11. No al abuso del teletrabajo como modo de relaciones laborales habituales que aíslan a las mujeres en el entorno de sus hogares forzándolas a compatibilizar cuidados y trabajo. El teletrabajo debe ser una herramienta voluntaria o para circunstancias excepcionales como en el caso de la pandemia sufrida.
  12. La exigencia al cumplimiento de la normativa regulada en la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo. Por la vulneración del derecho a la Interrupción Voluntaria del Embarazo que sufren las mujeres que residen en la provincia de Jaén, al no tener garantizado el libre derecho al aborto, dentro de los límites que establece la ley.
Artículo anteriorReclamación de retribuciones para el profesorado de FP
Artículo siguienteDiscriminación, censura, expedientes y acoso a mujeres en la enseñanza pública de Almería