Sin protección ante el Covid en el colegio Guzmán el Bueno de Gaucín (Málaga)

779

CGT Enseñanza Málaga denuncia que las trabajadoras y trabajadores del CEIP Guzmán el Bueno de Gaucín llevan un mes sin recibir mascarillas por parte de la Delegación de Educación de Málaga en un momento crítico en el que la localidad alcanza una tasa por encima de 3000 casos casos por 100.000 habitantes en 14 días.

La Delegación de Educación adelanta la vuelta a la normalidad y confirma los planes de la Consejería de reducir la inversión en educación pública, desviarla a la privada e incluso a reformar un estadio de fútbol. No se acepta una necesaria bajada de ratio para el curso que viene, se disminuye la contratación de profesorado y ahora también recorta en la protección de su personal. Este es el caso del CEIP Guzmán el Bueno de Gaucín, en el que durante todo el mes de mayo no se han recibido mascarillas por parte de la Delegación de Educación.

Es competencia del empresario o empresa contratante el facilitar las medidas de protección para sus trabajadores. ¿Se imaginan a trabajadores del sector construcción sin casco o botas reglamentarias acudiendo a trabajar diariamente? ¿A cuerpos de seguridad sin sus equipos de seguridad o a sanitarios sin sus correspondientes equipos de protección individual? En esta esperpéntica situación se encuentran las trabajadoras del colegio Guzmán el Bueno de Gaucín: llevan 3 semanas poniendo de su bolsillo el material de protección (mascarillas) ante la dejadez de la Delegación de Educación en el último mes. La última entrega de mascarillas se produjo hace más 4 semanas, y, una vez agotadas, parece que es tarea del profesorado “protegerse a sí mismo”.

La situación en la localidad hace aún más palpable la necesidad de protección: el coronavirus está golpeando con más virulencia en los últimos días a Gaucín. El alcalde de la localidad ha emitido un bando pidiendo a los vecinos el autoconfinamiento y que restrinjan sus movimientos “salvo urgencias y con motivos justificados”. Los edificios públicos están cerrados a excepción del colegio-donde existen numerosos casos confirmados entre los alumnos. ¿Acaso la Delegación desconoce estos detalles para dilatarse tanto en su dotación de mascarillas? ¿Puede más el aparentar normalidad y manipular unas estadísticas que la salud de las trabajadoras?

Hará falta recordar que la Ley de prevención de riesgos laborales, en su artículo 14, habla del derecho a la protección de los trabajadores frente a los riesgos laborales, indicando que el citado derecho supone la existencia de un correlativo deber del empresario de garantizar dicha protección.

Desde CGT Enseñanza Málaga comunicamos por escrito esta necesidad y ahora queremos hacer pública la dejadez de la Delegación de Educación de Málaga en su función de proteger a las personas que día a día sacan la educación pública adelante.

Artículo anteriorLas vacunas y las oposiciones a la vuelta de la esquina
Artículo siguienteEl profesorado del MEDAC denuncia su situación laboral