¿Libertad de elección? Solo si eliges un centro privado concertado

950

La Delegación de Educación de Málaga continúa con su ataque a la escuela pública. Podríamos hablar de los muchos centros a los que les ha sucedido lo mismo que al CEIP García Lorca de Málaga.

La Delegada de Educación de Málaga, Mercedes García Paine, demuestra, una vez más, que ella no gobierna para la escuela pública. Más bien al contrario, utiliza su cargo político para esquilmar los centros educativos públicos y conceder tratos de favor a los privados concertados.

El 18 de febrero, la delegada de Educación autoriza con su firma 75 vacantes de infantil de 3 años comenzando un proceso que se acabará el 8 de junio con el fin de la matriculación de las familias en los centros escolares.

A mediados de abril, antes de que haya terminado el período de matriculación, el centro ya cuenta con 53 solicitudes. Si tenemos en cuenta también a las familias que han elegido este u otro centro como subsidiarios se podrían mantener las líneas en un año tan difícil con la reubicación de los que así lo pidieron como subsidiario, en este caso hasta 73 familias, de las cuales, para 37 el CEIP García Lorca es de primera elección y, para 22, de segunda elección.

Sin embargo, la Delegación de Educación de Málaga y la delegada Mercedes García Paine han decidido que las familias que han optado por el CEIP García Lorca no tienen derecho a la libertad de elección. O será que estas familias han elegido mal y desde delegación quieren sacarles de su error. Por eso, el día 19 de abril, procedieron, sin notificación escrita, a eliminar 25 plazas de infantil y a reducir los grupos de tres a dos, quitando a las familias toda posibilidad de libre elección de centro en la reubicación a centros subsidiarios.

Encontramos varios hechos gravísimos aquí:

1) Se deja a infantil con dos grupos ilegales, ya que la ratio establecida para Educación Infantil es de 25 alumnos/as y, excepcionalmente, comenzado el curso, se puede incrementar el grupo en un 10 por ciento hasta los 27 alumnas y alumnos, pero nunca exceder los 25 antes de septiembre.

2) Se deja a dos familias sin la posibilidad de entrar en un centro que han elegido libremente y sin la posibilidad de reclamar. Será que su libertad vale menos que la de las familias de centros privados y concertados. No han tenido oportunidad de alegar en el período establecido, puesto que el 14 de abril vieron cómo, con 75 vacantes, no habría problema para entrar.

3) Se engaña a las familias que han elegido el centro como primer centro subsidiario. Todas ellas, sabían que en el CEIP García Lorca había 75 vacantes y contaban con ellas a la hora de elegir el orden de preferencia, pero a mitad del partido, les han cambiado las reglas del juego. Ya no podrán optar a su opción si no consiguen plaza en la prioritaria. Dicho de otro modo: la Delegación, de manera trapacera y mentirosa, está desviando a familias desde centros públicos a privados.

4) Se juega con la persona docente que había elegido este puesto en el concurso de traslados. La plaza para este tercer grupo salió en las vacantes. Alguien la ha pedido y ha gastado sus puntos para conseguir un puesto en un colegio del centro de Málaga. Pero cuando salgan las adjudicaciones definitivas, verá cómo será desplazada y reubicada en otro centro que no ha elegido. Según la normativa, para reducir las unidades se debe tener en cuenta la plantilla orgánica del centro para que no ocurra, precisamente, lo que va a sucederle a esta persona.

No sabemos, porque el oscurantismo es práctica habitual de esta administración, qué criterios se han tenido en cuenta en la toma de esta decisión y mucho nos tememos que las personas responsables evitarán a toda costa informarnos, ya que sería aceptar lo que hace tiempo que sabemos: que la Delegada y el Consejero de Educación no trabajan para la escuela pública, sino para los centros educativos privados y que solo les importa la cacareada libertad de elección de las familias que eligen centros privados y privados concertados.

CGT no va a cejar en su defensa de la educación pública y por eso exige a la Mercedes García Paine que, como responsable última, devuelva las unidades pérdidas de forma arbitraria e interesada.

Denunciaremos y pelearemos todos los casos similares que conozcamos.

Artículo anteriorLa Delegación de Educación incumple su palabra en la retirada de amianto
Artículo siguienteAclaración sobre la vacunación en personas de muy alto riesgo