Con vacunas y a lo loco

1379

A finales de la semana pasada nos enteramos de mala manera de la inminente vacunación del personal de los centros educativos andaluces. Los políticos se creen que están permanentemente en un plató y es desde ahí o desde sus cuentas en las redes sociales desde donde sueltan sus ocurrencias, porque no se trata de nada planificado. 

Se les llena la boca con la autoridad y el respeto que se debe al profesorado, mientras se dedican a volverlo loco con anuncios y declaraciones que se contradicen. Eso no es precisamente respeto: todo lo contrario. En lugar de tranquilizarlo, lo inquietan. Como si no tuviera ya bastante con el estrés de trabajar en unas condiciones deplorables, en tensión y echando más horas que nunca.

El anuncio fue que entre esta semana y la que viene la Consejería de Salud organizaría todo a través de los distritos sanitarios y de forma masiva. La realidad es que esto es un auténtico descontrol. Hay personal al que se avisa por sms; a otro, por correo electrónico; a otro, por móvil; a otro, por fijo propio; a otro por fijo de su casa materna y/o paterna; etc.

Hay localidades en las que se está contactando con el personal según el número del DNI, de forma ascendente, de modo que hay personas a las que no se cita por tener un DNI que empieza por 7 u 8, por ejemplo: da igual que sea personal de Infantil, de riesgo, con patologías o que trabaje en un centro con personas adultas de 70 u 80 años. Mala suerte: eso te pasa por tener un número alto.

Hay centros en los que solo se ha citado a la mitad de la plantilla. Por supuesto, desconocemos el criterio seguido, si es que existe.  Se ve que no hay tantas vacunas como esperaban. Hay otros en los que no se convoca a intérpretes de Lengua de Signos, a mediadores de sordoceguera, a quien imparte Religión. Del PAS ni hablamos: ignorado, como siempre. En algunos se le dice a quien ha pasado el COVID que se le vacunará dentro de 6 meses y en otros se le indica que ahora. Esto es lo que hay. Un caos y una descoordinación mayúsculos.

¿Qué está haciendo la Directora General de Planificación?

¿Qué está haciendo el Director General de Recursos Humanos?

¿Qué está haciendo la Coordinadora de Prevención de Riesgos Laborales  de la Consejería de Educación?

¿Silban?

¿Se declaran absolutamente irresponsables?

Artículo anteriorInspección de Trabajo requiere a Educación que garantice una ventilación adecuada
Artículo siguienteNovedades (semana del 2 al 5 de marzo)