A PROPÓSITO DE LA MATRICULACIÓN DE FP

416

El asunto de la nefasta escolarización en Formación Profesional es algo crónico y parece que, lejos de resolverse, va empeorando cada curso.

A estas alturas (finales de octubre) hay ciclos en los que no se han completado los cursos, faltando en algunos de ellos más de 4 o 5 plazas por cubrir.

Este problema no es desde luego achacable a los centros, que se limitan a matricular al alumnado que la administración va ordenando, y sí a un procedimiento enrevesado y lento que tiene desconcertado tanto a los institutos como al alumnado que solicita plaza y, desesperado, busca otras vías de formación en la privada o desiste dadas las fechas en las que nos encontramos.

Independientemente de los criterios de escolarización que estrenamos este curso ( y sobre cuya equidad habría mucho que discutir) el proceso sigue siendo ineficiente a todas luces. Este inicio de curso el nuevo programa informático ha tenido fallos, lo cual ha generado múltiples problemas, como que haya alumnado sin matricular por no haber quedado registrada su reserva.

¿Cómo puede ser que las distintas fases de adjudicación terminen el 31 de octubre, nada menos que a 45 días de haber comenzado el curso?

No se puede justificar lo injustificable, no podemos admitir que, habiendo una lista de espera interminable, haya solicitantes de plaza que se incorporen a mitad del trimestre. Alguien debería responsabilizarse de este fiasco.

Artículo anteriorSe convoca concurso de traslados de personal funcionario docente perteneciente a los Cuerpos de Inspectores de Educación
Artículo siguienteSe convoca concurso de traslados del personal funcionario de carrera de los Cuerpos de Catedráticos y Profesores de Enseñanza