¿QUE SE ESCONDE DETRÁS DEL DESEMBARCO DE LA FUNDACIÓN INTEGRISTA EDUCATIO SERVANDA EN LA PROVINCIA DE CÁDIZ?

0
738

El Colegio Diocesano San Pedro de La Línea, se une a la adquisición ya anunciada del colegio La Palma de Cádiz y a la del Santo Ángel de Puerto real del año pasado, que estuvo envuelta en la polémica.

Educatio Servanda postula un ideario reaccionario que aboga por la segregación de sexos en la enseñanza.

Esta «fundación” surgió en la Comunidad de Madrid de la mano de la hoy imputada ex consejera de educación Lucía Fígar por corrupción en la adjudicación de conciertos educativos a empresas privadas.

El Obispado de Cádiz y Ceuta anunciaba ayer en su página web que pone en manos de la Fundación Educatio Servanda el Colegio Diocesano «San Pedro» de La Línea del que es titular, con lo que ya son tres los colegios que la polémica «Fundación» tiene en la provincia de Cádiz tras la reciente adquisición del Colegio La Palma (María Auxiliadora) de Cádiz y el ya adquirido el año pasado del Santo Ángel de Puerto Real.

La llegada de Educatio Servanda a la provincia con la adquisición del Colegio Santo Ángel de Puerto Real ya estuvo marcada por la polémica, fue recibido con desconfianza por las familias ya que apenas tuvo siete nuevas solicitudes de alumnado, dadas las polémicas ideas y su visión integrista del catolicismo. Sin embargo contó con la inestimable colaboración de la Junta de Andalucía al otorgarle el concierto educativo que tenían los anteriores gestores del colegio, en un momento en que, debido a la caída de la natalidad, se están cerrando numerosas unidades en centros públicos (incluso centros completos como el colegio Público Nuestra Señora del Carmen de San Fernando).

Más aún se derivaron a este Colegio 12 alumnos/as que habían elegido la escuela pública pero no habían obtenido plaza en los centros elegidos, cuyas familias recibieron con estupor que la administración pública (Junta de Andalucía) obligara a escolarizar a sus hijos en un Colegio de ideario católico en su versión más integrista. Colegio que les obligaba a firmar un documento en el que se les obligaba a aceptar que sus hijos/as fueran educados en los valores cristianos e incluso a asistir a los ritos católicos. En efecto, a pesar de tener la obligación de tener que prestar un servicio público a todos los ciudadanos, sin distinción, por ser sufragado por fondos públicos, el Colegio Santo Ángel, ahora renombrado Juan Pablo II, solo admite a los no católicos si “comprendiendo y valorando la enorme contribución del humanismo cristiano a nuestra civilización, quieran transmitir a sus hijos estos valores, tengan un pleno respeto de su ideario y demuestren apreciar y compartir una propuesta educativa cualificada”. Y sigue: “así desde el colegio se promoverá la recepción de los sacramentos y la asistencia a la Santa Misa por parte de los alumnos y las familias”. Por si no queda suficientemente claro se recalca antes del espacio para la firma: “Quedamos enterados del contenido del presente documento y nos comprometemos a respetar el ideario y carácter propio del Colegio … Por otra parte se les obligaba a pagar una cuota para ayudar al sostenimiento del centro que solo en teoría era «voluntaria». Pues bien, solo tras realizar un recurso de alzada ante la Delegación de Educación esos/as alumnos fueron reubicados en centros públicos.

Y es que Educatio Servanda en una curiosa “fundación educativa” presidida por un constructor, Juan Carlos Corvera, vinculado al grupo ultra católico scouts de Europa que ha crecido de manera meteórica desde se creación. Se inscribió en el Registro de Fundaciones el 12 de Diciembre de 2006 y apenas un año y medio desde su inscripción, y sin acreditar experiencia educativa alguna la Comunidad de Madrid le concedió 26.000 m2 por 75 años para la construcción y gestión de un centro educativo privado concertado. Se trata de un verdadero “milagro”: la Comunidad de Madrid le cede los terrenos gratuitamente, el profesorado se paga con dinero público y el edificio lo construye su propia empresa constructora (CyC Construcciones). En la actualidad posee numerosos colegios repartidos por casi toda España.

Es una fundación vinculada a la versión más integrista del catolicismo y creció de la mano de las políticas privatizadoras del PP de Esperanza Aguirre en Madrid y de su Consejera de Educación Lucía Fígar. Esta Fundación manifiesta abiertamente su preferencia por la segregación del alumnado por sexo (aunque lo aplica según conveniencia, para no perder el dinero público de los conciertos educativos). Una muestra de su ideología se recoge en su página web: el ”firme rechazo a la regulación civil actual de las uniones de carácter conyugal entre personas del mismo sexo y nuestro deseo de que en el menor tiempo posible una nueva legislación recupere la verdadera naturaleza del concepto original definido con la palabra matrimonio“.

El gobierno, del PSOE en la Junta de Andalucía, ha abierto recientemente el plazo para la renovación y creación de conciertos con centros privados. CGT sigue instando a que se reequilibre la red de centros educativos, reduciendo la oferta en enseñanza concertada, toda vez que sólo ha sido la red pública de centros escolares la única afectada por el cierre de centros y unidades educativas. Esta es una buena oportunidad ya que los conciertos actuales del Colegio La Palma de Cádiz y del Colegio Diocesano San Pedro de La Línea ya no sirven porque deben firmarse unos nuevos con la nueva empresa. El PSOE en la Junta de Andalucía no debe pagar con dineros públicos este negocio, a una entidad privada con ánimo de lucro y que adoctrina en una versión integrista de la religión, mientras queda amenazada la continuidad de centros públicos enteros.

Surge la duda razonable de como se financia una Fundación como Educatio Servanda que en un momento de caída de la natalidad compra o adquiere la gestión de colegios de dudosa viabilidad. ¿Tiene suscrito con la Junta de Andalucía algún tipo de acuerdo que le garantice la financiación de esos centros por medio del mantenimiento de los conciertos? ¿Se está convirtiendo Andalucía y en este caso Cádiz en el nuevo nicho de negocio de los colegios privados sufragados con dinero público cuyas nefastas consecuencias se están destapando en sonados casos de corrupción en la Comunidad de Madrid?