CGT denuncia la desatención de alumnado ATAL en institutos de Vélez-Málaga

293

En el ámbito educativo andaluz, la presencia considerable de alumnado extranjero en todas las etapas educativas de nuestra comunidad autónoma ha originado una serie de medidas para afrontar la complejidad de esta realidad y atender al alumnado inmigrante. Según la normativa vigente, todas estas medidas se sitúan en el marco de la educación inclusiva a través de las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística (ATAL).

Según el artículo 3 de la Orden 15 de enero de 2007, que regula el funcionamiento de las ATAL, todos los centros que acogen alumnado inmigrante deberán planificar actuaciones específicas de acogida para facilitar la escolarización, integración y adaptación del alumnado. Los principales objetivos de dichas actuaciones serán:

1. Facilitar la escolarización del alumnado inmigrante en las mismas condiciones que el alumnado autóctono.

2. Favorecer la acogida, principalmente la integración social y escolar.

3. Favorecer la convivencia en el centro.

4. Fomentar la participación del alumnado en las actividades escolares y extraescolares.

5. Fomentar la implicación de las familias en el entorno escolar.

6. Potenciar las relaciones institucionales del centro con las autoridades municipales, servicios sociales, servicios de salud y otras instituciones que beneficien la inclusión escolar del alumnado inmigrante.

El programa de ATAL se deberá realizar en el aula ordinaria, pero se podrán organizar grupos de apoyo fuera de ella en casos excepcionales y para ello contarán con profesores específicos. La asistencia a estos grupos de apoyo será de 10 horas semanales para la educación primaria y de 15 horas en educación secundaria obligatoria. El alumnado inmigrante solo podrá participar en el programa durante un curso, pero podrá permanecer hasta un máximo de dos.

A día de hoy, mediados de noviembre, 7 alumnos se encuentran desatendidos por parte de la administración educativa de la Junta de Andalucía en el IES Almenara de Vélez-Málaga. A pesar de que el centro asegura según su versión haber comunicado sus necesidades educativas en tiempo y forma, los alumnos referidos no están recibiendo la atención pertinente.

El 9 de septiembre, solo se encontraban matriculadas dos alumnas en ATAL con nivel 0 de castellano. El 1 de octubre sufren la reubicación de la primera docente que les es asignada. En consecuencia, al margen de la tardía incorporación de su sustituta, se les reducido su horario de ATAL de dos días en semana a uno. Curiosamente, desde esa primera semana de octubre y hasta el día 22 del mismo mes, se incorporan al centro cinco alumnos más, todos con nivel 0. A pesar de los intentos del centro, la Administración se niega a volver a aumentar el número de horas del grupo. Es decir, los 7 alumnos son atendidos solo por una docente, un día a la semana durante 4 horas lectivas en las que se les divide en varios grupos atendiendo a su nivel (de 1º de la ESO a 4º). 1 hora semanal de las 15 establecidas jurídicamente por la propia Administración. Debemos añadir además que una de estos alumnos presenta dificultades visuales graves.

La Administración reconoce que las necesidades del centro con respecto al inicio de curso han variado, aunque ha desatendido continuamente las reclamaciones del mismo. Incluso se les asegura que su caso será revisado en enero del próximo año. Una situación paradójica, ya que por un lado los alumnos han sido escolarizados, pero por otro lado, la negligencia de las autoridades educativas (Consejería y Delegación provincial) hace que este alumnado no esté atendido debidamente por no poder comunicarse en lengua castellana.

Desde CGT denunciamos estos terribles hechos y recalcamos que esta mala praxis de la Delegación Territorial y de la Consejería acelera la formación de auténticos “guetos” en las clases por razones puramente comunicativas. Exigimos, por tanto, que sean atendidos en las condiciones pertinentes y estipuladas por ley y que les sean reconocidos sus derechos a la educación y a la integración social. Ni más ni menos.