CGT apoya a la profesora agredida y a toda la comunidad educativa
del IES Polígono Sur

343

Sufrir cualquier tipo de violencia, verbal o física, por parte de tu alumnado, es
seguramente la experiencia más perturbadora que los docentes experimentamos en el
ejercicio de nuestra labor. Es por ello que desde CGT mostramos nuestro apoyo a la
profesora del IES Polígono Sur de Sevilla que sufrió una agresión por parte de un alumno de
la ESO hace algunos días. Recordamos nuestras reivindicaciones para facilitar las gestiones
administrativas para el reconocimiento de este tipo de hechos como accidente laboral,
ofreciendo una atención psicológica de calidad y que se trate con empatía y dignidad por
parte de los servicios de inspección médica.

Esta solidaridad la hacemos extensiva a todo el profesorado de un centro educativo
que lleva muchísimos años intentando transformar y mejorar en lo posible la realidad de un
barrio como el Polígono Sur, castigado por una situación social y económica compleja, y que
ven cómo esta va empeorando de manera progresiva, sobre todo tras los estragos causados
por la pandemia. La convivencia es, por tanto, cada vez más difícil.

Porque este hecho no es más que la manifestación de dicha realidad, donde nos
encontramos con menores con una problemática personal y social muy específica,
agudizada en caso de presentar necesidades específicas de apoyo educativo. Crecer en
este tipo de ambientes no fue fácil para los jóvenes, pero menos aún cuando asistimos
nuevamente a una guetización del barrio.

Si realmente queremos que sus docentes sean verdaderos referentes en la
transformación social del Polígono Sur, hay muchas cosas que mejorar. Aumentar los
recursos personales , tanto de docentes como de personal experto en este tipo de contextos.
Lógicamente, habría que revisar el acceso a estos puestos específicos, ya que nos
debemos asegurar de contar con la herramientas necesarias cuando nos enfrentamos a este
tipo de realidades. Sin olvidarnos de la imperiosa necesidad de unas ratios reducidas.
Estas reivindicaciones requieren de un compromiso total de la administración con los
centros educativos del Polígono Sur, más allá de meras declaraciones institucionales. Ese
apoyo se muestra día a día, que es como el colectivo docente intenta mejorar la situación de
estas familias. Y apostar de verdad por la educación como herramienta de transformación
requiere de inversiones. No se olviden.

No obstante, el contexto social donde se encuentra el centro no debe servir jamás de
justificación a agresión física y psicológica alguna, ni hacia el profesorado ni hacia cualquier
miembro de la comunidad educativa. Así que mostramos nuevamente nuestro apoyo a la
docente agredida así como nuestro respeto y reconocimiento a la encomiable labor de los y
las docentes del Polígono Sur.