La desmovilización: la causa de los retrocesos

306

Ya anteriormente comentamos sobre el Proyecto de Decreto por el que se modifica el Decreto 36/2007, de 6 de febrero, por el que se definen los puestos de trabajo docentes de los Centros de Educación Permanente, se establece su forma de provisión y se regula la coordinación provincial de Educación Permanente.

Este borrador había conseguido la unidad de seis organizaciones sindicales de enseñanza, entre ellas CGT, que entre todas representamos a más del 85% del profesorado andaluz, según los resultados de las últimas elecciones.

Y todo esto por una sencilla razón, las formas de la Consejería no han sido las más adecuadas, además de la información aparentemente sesgada sobre la intencionalidad del borrador, o el desmantelamiento continuado del sistema público de enseñanza que venimos sufriendo de forma directa e indirecta. Todo esto nos hacía coincidir a las organizaciones sindicales en la necesidad de articular un movimiento de respuesta e impedir el daño a las escuelas de enseñanzas a personas adultas, ya a través del deterioro de las condiciones laborales del colectivo docente como de la paulatina supresión de los programas educativos y culturales para las personas más mayores, sobre todo mujeres, que después de toda un vida de trabajo y cuidados pueden dedicarse ya no solo a adquirir aprendizajes y cultura de forma colectiva, sino además a crear espacios comunitarios tan necesarios en muchos barrios y pueblos de Andalucía.

El lunes 18 de marzo, asistimos en el CEPER Manolo Reyes a una de las asambleas que se han realizado para informar al alumnado y al profesorado sobre los riesgos del presente borrador. En la misma la mayoría de las personas asistentes se manifestaron favorables, tanto a acompañar las movilizaciones previstas como la del día 20 de marzo, así como a realizar de forma autónoma otras conjuntas con los SEP del distrito, asociaciones vecinales y otros colectivos para defender su derecho a la educación y como, apuntaban algunas de las asistentes, a la salud mental, ya que ellas acuden al CEPER por prescripción médica.

Cuál ha sido nuestra sorpresa cuando el martes a primera hora vemos la desconvocatoria de la movilización del miércoles, asegurando que ya se han conseguido todos los puntos que las organizaciones sindicales de la mesa sectorial demandan. Incluso aseverando que ¿las movilizaciones han dado sus frutos?

No hace falta tener un grado ni un máster en negociaciones ni en sindicalismo para saber que la opción de desmovilizar al colectivo afectado mientras no se cierre la misma es siempre la más nefasta. Y aún peor es esa manera de funcionar de sindicato gestoría, que ya se encarga de la gestión de los problemas sin las personas afectadas, una especie de despotismo sindical, que lo único que ha provocado a lo largo de la últimas décadas ha sido el debilitamiento del movimiento sindical, de la potencialidad de presión de los colectivos afectados y de la desafección de los mismos hacia las organizaciones sindicales y al sindicalismo en general.

Ante esto nos surgen varias cuestiones:

  • ¿Qué pasará si al final la Consejería en su Decreto incumple las promesas realizadas a la mesa?, ya que hasta este lunes se ha insistido en la necesidad de las mismas antes de la salida del Decreto, porque después ya iríamos tarde.
  • ¿Qué ha pasado para estar demandando la movilización general de los CEPER hasta el lunes 18 y el martes 19 cancelar todo acto de movilización?
  • Y si la Consejería ha cedido a la presión en la negociación, y ha asegurado la estabilidad de la plantilla, ¿por qué no se ha aprovechado la coyuntura para avanzar en demandas favorables a los CEPER, no solamente en plantilla, sino también en inversiones materiales, ya que disponemos de la fuerza que la unidad sindical nos ha legado en este asunto? Para CGT no solo se trata de resistir los constantes ataques a las condiciones laborales y recortes a la enseñanza pública en general, sino de conquistar derechos y mejoras humanas y materiales, y de avanzar hacia el modelo de escuela 100 % pública que defendemos.
  • ¿Es posible que a alguno de los sindicatos no les guste tanto la movilización, sean más de despachos, y menos las que puedan surgir de forma autónoma, desde las propias afectadas y temen no poder “controlarlas” y por eso han conseguido la paralización de las movilizaciones en cuanto les han prometido algo?

Desde el Sindicato de Enseñanza de la Confederación General del Trabajo, tenemos claro que para poder avanzar en la defensa de la escuela pública se hace imprescindible la unidad de acción sindical en la medida de lo posible pero, al mismo tiempo y con el mismo grado, también la movilización sostenida en el tiempo y la participación en la misma de los colectivos afectados en cada caso. Todo lo que no suponga unidad de acción y movilización sostenida , plural y participativa, está llamado al fracaso.

Y es por esto que llamamos a toda la comunidad educativa de los CEPER a no bajar la guardia y estar preparadas para la movilización en defensa de la enseñanza de las personas adultas, y al mismo tiempo a las organizaciones sindicales que desconfíen de la Consejería y tengan una apuesta decidida por mantener la movilización, que construyan con nosotras la unidad de acción sindical tan necesaria.

Artículo anteriorEsta escuela es una ruina
Artículo siguienteCGT, USTEA y SAT unen fuerzas