El culebrón de Benahavís, capítulo 4

255

Esta es la cuarta entrega del culebrón (por largo y triste) del proyecto de construcción de un nuevo colegio y un instituto en Benahavís.

CAPÍTULO 4: LOS INFORMES DE RIESGOS LABORALES: ENTREGA CADA 6 MESES

Ya contamos que en junio Procarión (empresa contratada por la Consejería de Desarrollo Educativo) hizo un informe en el que se asegura que es imposible hacer una evacuación segura del colegio Daidín por su sobreexplotación y cómo este informe se esperaba en diciembre en la Delegación de Formación Educativa de Málaga.

¿Cómo es posible que de un informe que se hizo en junio y que alertaba sobre la gravedad de la situación del colegio Daidín no se supiese nada en los departamentos de riesgos laborales y planificación de la delegación de Málaga hasta diciembre?

Esto es el resultado de los contratos de externalización de las funciones de la consejería sobre los riesgos en los centros educativos. Ante la obligación de realizar informes sobre la situación de estos, la consejería realizó un contrato con la empresa Procarión por el que cada seis meses entrega un número determinado de informes. En ese contrato, a nadie parece que se le ocurrió que podían darse situaciones tan o más graves que las de Daidín y que la empresa debía alertar inmediatamente a la consejería, a la delegación de educación correspondiente y a la APAE (Agencia Pública Andaluza de Educación). Un/a funcionario/a lo habría hecho de oficio inmediatamente como parte de sus obligaciones, sin tener que plantearse nada más. Pero una empresa, si no está en contrato, no lo hace.

Y seguirán diciéndonos que lo público es menos eficiente. Pero lo que hace que algo -público o privado- sea eficiente es gestionarlo bien y dotarlo de suficientes recursos.

P.D.: Sra. Consejera de Desarrollo Educativo, dote a los centros educativos del personal de administración y servicios necesario para su funcionamiento. Deje de cargar el trabajo administrativo y de conserjería sobre las pocas personas que asignan y sobre los saturados equipos directivos y de profesorado.

Capítulos anteriores: