Conservatorios: eternos olvidados también con el COVID-19

1302

Recordemos que estas disciplinas se imparten en espacios cerrados y, por lo general, en aulas pequeñas; de ahí que el riesgo sea muy alto. Se trata de enseñanzas muy prácticas y en las que se interactúa físicamente buena parte del tiempo.  

A los problemas similares al resto de enseñanzas se añade que para las clases en grupo con instrumento, de danza o de movimiento es preciso mucho espacio para mantener las distancias de seguridad.

¿Imaginan una clase de coro en septiembre?

La emisión de voz de alguien que canta triplica la distancia de alcance del virus.

¿Imaginan una clase de orquesta o de banda en septiembre?

Los instrumentos de viento también expanden su alcance. 

¿Y de agrupación musical?

Sí, es cierto que hay clases de instrumento que son individuales, pero también las hay colectivas, y son imprescindibles para la formación musical. Para estas no sabemos si tiene algo previsto la Consejería. Si se le ocurriera (igual es mucho suponer que se le ocurra algo), por ejemplo, convertir las orquestas en grupos de música de cámara, sería una distorsión y se necesitaría más profesorado para impartir esas clases. Además, lo de contratar a más docentes parece ciencia ficción.

Si para los Conservatorios de Música no hay nada planeado, para los de Danza y los de Arte Dramático no iba a ser diferente. ¿Qué pasa con las coreografías: nos limitamos a las individuales? Sería muy pobre. ¿Y qué se hace con 15 o 20 alumnos de Danza en continuo movimiento como las moléculas en clases cerradas de 65 metros cuadrados? Si alguien se contagia habría un efecto dominó.  

Señor Consejero, seguro que ha leído o visto representar La voz humana, Juicio a una zorra, Tengamos el sexo en paz o Cinco horas con Mario. Son todas obras magníficas, pero el arte dramático no se alimenta solo de monólogos. La acrobacia, la expresión corporal y tantas otras materias implican, por su propia naturaleza, la enseñanza cuerpo a cuerpo, cara a cara. La técnica vocal, el canto, al proyectar la voz, necesitan espacios amplios para que se den en condiciones seguras. Una lesión de tobillo por un suelo en mal estado (cuyo arreglo lleva años reclamándose) es grave, pero ahora estamos hablando de otros riesgos y otra gravedad. 

Señor Imbroda, no puede decir que esto le ha cogido con el pie cambiado. Han pasado cuatro meses y medio desde el inicio del confinamiento. Queda poco más de un mes para septiembre y usted parece un gato de escayola. Busque alternativas de espacios de ensayo y aulas fuera de los conservatorios. Demuestre voluntad para resolver los problemas específicos de estas enseñanzas y los que comparte con el resto. Si no quiere, no sabe o no es capaz, haga mutis por el foro.