#AulasSíNeverasNo

346

A la ola de frío de los últimos días se suma la necesidad de mantener las ventanas abiertas para ventilar y disminuir el riesgo de contagios por COVID, tal y como indican todos los protocolos. Por más que el consejero haya dicho esta semana que no, que ya no hace falta, que si el personal y el alumnado tienen frío, que cierren puertas y ventanas. Será que el virus tiene tanto frío que ni contagiar le apetece.

Por eso, ante el riesgo de temperaturas extremas en las aulas andaluzas y la inacción de la Consejería de Educación, CGT ha decidido tomar cartas en el asunto. Hemos registrado escritos las unidades de Prevención de Riesgos Laborales de cada provincia para exigir que se cumpla el Real Decreto 486/1997, que establece que la temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares esté comprendida entre los 17 y los 27 ºC. Esta normativa afecta no solo a las aulas, sino a todas las dependencias de los centros (pasillos, escaleras, baños…).

Quizás la Consejería pensaba que el invierno no iba a llegar o quizás piense ahora que el frío se quitará en unos días, así que para qué hacer nada. O quizás, como allí sí tienen calefacción, prefieren mirar para otro lado. Sea como fuere, hoy hemos estado en Torretriana para recordarles que tenemos derecho a trabajar y a estudiar en aulas tan bien climatizadas como sus despachos, y no en neveras.
Y por supuesto, seguiremos denunciando todos los casos particulares que nos lleguen.

#AulasSíNeverasNo