Directores a dedo en la Educación Andaluza

81

Un curso más, la Consejería de Educación sigue sin publicar un decreto que regule el proceso de selección de directores.

Como consecuencia, tenemos designaciones a dedo del Delegado o la Delegada Territorial, irregularidades y ninguneo a los claustros. A veces se pone a directores que sean del gusto del inspector o la inspectora de turno, no del Claustro ni del Consejo Escolar. Otras, la Delegada o el Delegado quita y pone incluso con informes desfavorables de los inspectores. ¿Motivos? Razones políticas o de recolocación, como es el caso del Jefe de Servicio de Ordenación Educativa en la Delegación de Sevilla, nombrado Director de su antiguo centro, el IES Ramón Carande, en el último minuto, desplazando así al Jefe de Estudios, que es quien optaba al puesto al jubilarse la Directora.

A estas alturas, en época de matriculaciones, todavía hay decenas de centros en los que no se ha nombrado director, con la consiguiente parálisis e inseguridad. Algunos de ellos en la provincia de Sevilla son: IES Torre de los Guzmanes (La Algaba), Alvareda (Dos Hermanas), IES Cantillana (Cantillana), IES Aníbal González (El Pedroso ), CEIP Virgen del Monte e IES El Carmen (Cazalla de la Sierra).

Como en tantos otros temas, la arbitrariedad campa a sus anchas en éste. Para muestra, varios botones:
En IES LAS SALINAS de San Fernando, suspendido, sin ninguna explicación de la Delegación, el Director. La decisión se toma en contra de la opinión del claustro y las familias.

En el IES Los Montecillos de Coín la Delegada ha nombrado como directora a una profesora del centro y amiga, sin que el actual director haya manifestado problema alguno para continuar un año de prórroga en el cargo sino todo lo contrario. La mayoría de la comunidad educativa del centro cree que ha sido una manera poco ética de nombramiento sin que sepa la Delegada las personas que, una vez esté abierto el proceso, quisieran presentar su proyecto para la dirección de este instituto. Hay que recordar, no obstante, que el curso 2015/2016 fue denunciado por CGT por obligar al profesorado a hacer tareas de monitor de autobús y la Delegada lo mantuvo en el cargo.

En el IES Ruiz Gijón de Sevilla (donde la actuación de la Inspección este curso ha sido sonada) la Delegada ha asumido la propuesta del inspector, sin dar opción a otras personas que se postulaban. Se da la circunstancia de que, al renunciar a continuar en el cargo el Director, la persona finalmente designada directora mandaba correos al resto del claustro tres semanas antes de ser nombrada como si ya estuviese en posesión del cargo, sin que hubiese habido tiempo para que otras personas mostrasen su disposición a serlo.

En el CEIP Eduardo Janeiro de Fuengirola, la ya ex-directora informa de que hasta el 29 de junio la han hecho esperar para saber si la renovaban o no, cuando seguramente lo sabían con semanas de antelación. El 30 se presentó el inspector en el centro con una directora nombrada digitalmente para presentarla al profesorado tras el último claustro y consejo escolar.

En el IES Jesús Marín de Málaga, el director actual cesa pero la Delegación prorroga al equipo directivo nombrando al Secretario nuevo director. Este procedimiento es irregular, pues el cese del Director supone el de todo su equipo. El nuevo, hasta ahora Secretario, es el responsable de la gestión económica y el centro ha recibido un informe de la inspección sobre la gestión económica plagado de desajustes.

Caso significativo es el del CEIP Isaac Peral de Alhaurín de la Torre, donde más de 400 madres y padres junto al Claustro y el Consejo Escolar han enviado un escrito a la Delegada en el que critican el nombramiento a dedo de la próxima directora del centro en perjuicio de «una propuesta de equipo directivo consensuada y unánime». Piden que «dé marcha atrás» y admita la propuesta de la comunidad educativa o «justifique pedagógicamente su decisión». Subrayan en su escrito que el centro funciona «bien» y que desean que «siga así». Expresan su respaldo a la profesora que ha sido jefa de estudios los últimos cursos para que asuma la dirección del centro. Destacan su «larga trayectoria profesional» y su conocimiento de «la idiosincrasia del centro» y de las «circunstancias sociales y familiares». Señalan además que el colegio cuenta con otros «profesionales capacitados, cualificados y válidos que podrían ocupar el cargo de dirección». El principal argumento que esgrimen es el interés de la comunidad educativa por dar «continuidad al proyecto efectivo desarrollado durante los últimos nueve años».

Ante las críticas por la falta de transparencia en estos nombramientos, las Delegaciones se limitan a expresar que son legales porque tienen potestad para ello. Confunden deliberadamente legalidad con legitimidad. Se buscan Directores que sean correa de transmisión de sus superiores. Se impide la participación de la comunidad educativa en la toma de decisiones cruciales. Es un ataque más a la exigua democracia que queda en los centros.