CGT denuncia a los miembros de la mesa negociadora del convenio de Recolte por coartar la libertad sindical

71

El sindicato CGT ha presentado esta mañana una denuncia penal contra la mesa negociadora del convenio colectivo de la empresa Recolte, subcontratada por el Ayuntamiento de Algeciras para el servicio de Parques y Jardines, después de que se haya prohibido el acceso a la misma al asesor laboral que el miembro independiente de la mesa había solicitado al citado sindicato.

Los hechos se han producido esta misma mañana, durante la mesa negociadora del convenio colectivo de Recolte. El comité de dicha mesa está constituido por un total de cinco delegados, dos de CCOO, dos de UGT y uno independiente.

El miembro independiente del comité había solicitado a CGT que participara en la mesa negociadora con un asesor laboral, un supuesto que está recogido en el artículo 88.3 del Estatuto de los Trabajadores, que contempla que, cuando los miembros del comité deciden participar en la mesa negociadora con asesoramiento, tienen derecho a hacerlo.

El sindicato, por lo tanto, ha acudido a la constitución de la mesa con un asesor laboral. Sin embargo, para su sorpresa, tanto los otros cuatro delegados del comité como sus asesores le han negado el acceso a la mesa, con el apoyo de los miembros del comité y de la empresa.

CGT, acto seguido, ha presentado una denuncia penal contra todos los participantes de la mesa por vulneración de los derechos fundamentales de la Ley Orgánica de Libertad Sindical y del Estatuto de los Trabajadores.

Francisco Rebolledo, secretario comarcal de CGT, considera que la actuación de CCOO y UGT esta mañana representa “una agresión absoluta hacia la persona y sobre todo hacia la plantilla de la empresa Recolte, ya que se va a ver mermada la posibilidad de que el convenio sea lo más ecuánime posible”.

Más allá, Rebolledo considera que la agresión ha sido “hacia el mundo laboral en su conjunto, ya que este tipo de actuaciones son ya bastante antiguas, de épocas dictatoriales, en las que existía el sindicato vertical, y no de épocas democráticas como la que estamos viviendo”.

“Se ha intentado coartar la libertad de expresión”, concluye el representante de CGT.