¿Regeneración política? Respuesta al artículo Más claves para la Regeneración Política

108

(Más claves para la Regeneración Política, publicado en la sección “prensa comentada” .-ahora “opinión”- de la página web de FASE y remitido en el boletín de la organización vía e-mail.)

Hace un par de meses se publicó en el espacio “prensa comentada” -ahora “opinión”- de la web de la FASE de CGT un escrito del compañero Rafael Fenoy que habla sobre una serie de requisitos “clave” para la “regeneración política”.

Son muchas las cuestiones que se pueden poner sobre la mesa, densas e interesantes, a raíz de la lectura del texto antes citado. La primera de ellas es la de la tan manida “regeneración política”.

Detrás del uso del concepto “regeneración política” subyace una idea perversa que desenfoca el horizonte de lucha porque hace que confundamos al enemigo. El “regeneracionismo” sostiene que la fuente de nuestros males es la perversión de unas personas y partidos políticos que han usado las instituciones públicas en beneficio propio en vez gobernar estas instituciones de forma correcta, de modo que cumplan la función para la que fueron creadas: servir al pueblo. Eliminadas las personas corruptas, “rescatadas” las instituciones, se acabó el problema. El pueblo, “los justos”, por fin ocupan el poder y con su acción honesta nos traerán el progreso ilimitado. Falso. El enemigo se llama sociedad patriarcal dominadora y el sistema económico y social del que ahora se sirve: el capitalismo. La corrupción es, como la democracia burguesa que se quiere “regenerar”, un brazo más del poder.

En segundo lugar se asume plenamente un precepto que está en la base de la campaña política y mediática que tiene como objetivo ocultar la realidad de la deuda pública del estado español: el excesivo gasto público ha generado la crisis económica y esto es debido a que los políticos son muchos (y muy corruptos)1. Falso. La deuda pública es consecuencia de la “crisis económica”, crisis que en realidad es una Gran Recesión a la que aún le quedan años por delante y que puede estar indicando el colapso del capitalismo (que no de las sociedades patriarcales basadas en la dominación, salvo que hagamos algo al respecto).

Para ilustrar lo anterior, y como información previa a lo que seguirá más adelante, mejor que hacer una conjetura o inventarnos cualquier dato es preferible recurrir a estudios serios elaborados por personas que sí conocen a la perfección la cuestión de la que estamos dando unas pinceladas. La Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda en su informe de 2015 (Análisis de la deuda del estado español2 ) deja bien claro que “La deuda pública española en cifras reales se ha multiplicado por 2,17 durante los años de crisis, alcanzando la cifra de más de un billón de euros. Pero además debemos tener en cuenta la deuda oculta e indirecta de más de un billón de euros que el estado español ha asumido como consecuencia del rescate bancario, que equivale al total de la deuda pública directa y que ningún medio de comunicación ha hecho eco de la misma”.

No vamos a defender nosotros ninguna de las instituciones del estado que se enumeran en el artículo que comentamos, pero sí usaremos los pocos datos con los que se sostiene el argumento que estamos desmontando para que pueda verse de manera bien clara la ridiculez de las cifras que se señalan con respecto a la cuantía de la deuda pública y/o el gasto público del estado.

Al igual que los medios de comunicación afines al poder en el artículo se afirma que “Una de las instituciones más cuestionadas ha sido el mismísimo Senado, que ha estado frecuentemente en el ojo del Huracán. Y no es para menos ya que implica un gasto anual de más de 52 millones de euros” y esta cifra que a los consumidores acostumbrados a pensar en términos de mercado futbolístico puede parecer un escándalo se queda en paños menores cuando la comparamos con los 35.0003 millones anuales que el estado gastó en 2015 para pagar intereses de la deuda (unos 100 millones al día) o los 16.000 millones anuales que ha costado el rescate con dinero público a las entidades financieras privadas (prácticamente 100.0004 millones en total desde 2008).

Otra falacia que se ha venido manejando insistentemente con doble ánimo (ocultar la deuda y lograr una actitud ciudadana favorable a una mayor centralización política) consiste en afirmar que “la estructura sobredimensionada en número de ayuntamientos que tiene España, 8000, expresando que parece un número descabellado”. Es cierto que hay 68.230 concejalía en esos más de 8.000 municipios, pero no es menos cierto que sólo tienen dedicación exclusiva a los ayuntamientos (y sueldo) un número muy reducido: «El 90% de los alcaldes y concejales de España, que gobiernan los más de 7.700 municipios de menos de 20.000 habitantes,no tienen sueldo, no cobran»5

En cuanto a las diputaciones o parlamentos autonómicos podríamos abundar en datos, pero los nombraremos sólo con el fin de remarcar que en consonancia con los preceptos que viene siendo establecidos por el pensamiento libertario desde hace más de cien años no queremos reducirlos, sino eliminarlos. No será posible la participación de las personas en todas y cada una de las decisiones que afectan a sus vidas mientras no nos libremos de las instituciones “democráticas” burguesas que han sido creadas y sirven al mantenimiento del status quo. Queremos una democracia verdadera donde no se nos use para votar cada cuatro años (o la lo sumo nos concedan la gracia de elegir anualmente qué calle asfaltamos) y donde se participe en la toma de decisiones económicas y en el reparto igualitario de la riqueza entre todas las personas. Además, queremos una democracia que sea Universal y supere la división de las personas en estados.

Parece cada día más evidente que el futuro no será un “presente mejorado” como quieren hacernos ver. Vienen tiempos extremadamente difíciles en los que va a cambiar radicalmente el mundo en el que vivimos. Ese cambio radical no tiene necesariamente que ser para mejor. De hecho lo que está sucediendo ya en todo el mundo como consecuencia del colapso del capitalismo (que está en curso) es muy poco alentador. Como fuere, el futuro lo construimos entre todas las personas y no es inevitable. Aún estamos a tiempo de soñar con un mundo nuevo.

Fdo.: Juanma Silva


1 Dice el compañero Fenoy: El enorme peso de estos gastos es la causa primera del inmenso déficit que presentan todas las administraciones públicas y que, a pesar de las llamadas medidas de austeridad no para de crecer. Y añade: Siguiendo a José Luis Manzanares, que muestra en su libro “Crónicas de un país que no quería ser pobre”, “un Estado gigantesco que despilfarra lo que no tiene y que le conduce a un alocado endeudamiento público sin retorno que las futuras generaciones deberán pagar”.

2http://cadtm.org/IMG/pdf/Analisis_Deuda_EE_PACD_Definitivo.pdf

3 http://economia.elpais.com/economia/2014/09/30/actualidad/1412067224_399518.html

4 http://www.elconfidencial.com/empresas/2014-03-30/cinco-anos-y-100-000-millones-despues-historia-del-rescate-de-la-banca-espanola_109053/

5 http://www.eldiario.es/piedrasdepapel/politicos-Espana_6_137596242.html