No estamos locos, sabemos lo que queremos

386

Nos llamaron locos por denunciar ante la inspección de trabajo la presencia de amianto en los centros escolares por ser un elemento cancerígeno… Hoy tenemos una ley que obliga a su total retirada y eliminación antes de finalizar 2022.

Nos llamaron locos por denunciar las temperaturas extremas que sufrimos en las aulas…Hoy tenemos una ley de bioclimatización y mucho trabajo por delante para exigir su cumplimiento.

Nos llamaron locos y estafadores por exigir la funcionarización de todo el profesorado interino a través de un concurso de méritos que estabilizara a las personas. Iniciamos huelgas y movilizaciones, corrieron ríos de tinta en nuestra contra y los sindicatos autoproclamados «representativos» firmaron el Icetazo: un acuerdo para estabilizar las plazas y no a las personas. Hoy tenemos una ley que regula un concurso de méritos y un proceso de oposición extraordinario. Insuficiente a todas luces, sí, pero seguimos luchando por conseguir nuestro objetivo fundamental: ¡Quienes están se quedan!

Nos llamaron locos por exigir la equiparación de derechos del personal interino y funcionariado en prácticas con el de carrera: «A igual trabajo, iguales derechos». Hoy tenemos nuevas leyes que equiparan estos derechos en cuestión de permisos y reconocimiento de tiempo de servicio a todos los efectos. Además, el funcionariado provisional puede solicitar comisiones de servicio gracias a la estimación parcial de una denuncia de CGT que exigía que este derecho se ampliara a todo el cuerpo docente independientemente de su situación administrativa.

Nos llamaron locos por exigir que las familias monomarentales y monoparentales pudieran acumular el permiso propio y el que correspondería a su pareja. Hoy tenemos ya varias sentencias favorables, madres que pueden disfrutar de ese doble permiso y esperando que en breve se consolide por ley ese derecho.

Y tú, ¿te sumas a nuestra locura?

Jubilación a los 60 años con el 100% del salario, bajada de ratio generalizada, ratios máximas para especialistas de PT, AL, ATAL y otro personal laboral (PTIS, monitoras…), ninguna unidad pública más cerrada, fuera la religión de las escuelas, eliminación de los conciertos educativos, cada docente a su especialidad…

No estamos locas, sabemos lo que queremos: una educación 100% pública y laica que respete los derechos de toda la comunidad educativa.

CGT, marcando el camino desde los inicios