Ni un despido en la Educación pública con la excusa del coronavirus

759

La suspensión anunciada por la Consejería el viernes 13 no puede ser la excusa perfecta para echar a la gente a la calle o para dejar de pagarle. La Consejería, bajo ningún concepto, debe hacer eso con las trabajadoras de comedor, aula matinal, extraescolares, transporte, programas, proyectos y servicios. Si la Junta mantiene su relación con las empresas (no sería incrementar gasto sino mantener lo presupuestado), éstas no deberían rescindir los contratos de su personal.

Esta crisis no debe usarse para destruir empleo o recortar los ya mermados derechos de la clase trabajadora. No es admisible rescatar o dar facilidades a las empresas que llevan años llenándose los bolsillos y abandonar a su suerte a sus empleados. Quien asume los beneficios del negocio es el empresario; también debe asumir los riesgos, no sus trabajadores. CGT exige que cualquier suspensión temporal de empleo originada por esta situación de excepcionalidad no suponga una merma en las retribuciones de las trabajadoras afectadas.

Ahora que nos creen más aislados, cada cual en su cubículo, y se sienten más impunes si cabe, hay que responder que las personas están antes que sus beneficios.

Si tu empresa dice que va a hacer un ERTE por COVID19, posiblemente sea fraudulento. Debes hacer tres cosas:

1. Firmar los documentos poniendo NO CONFORME, fecha y hora.

Así nos aseguramos nuestro derecho para reclamar en el futuro, cuando esta emergencia haya pasado, y poder continuar la batalla por recuperar los derechos que nos están quitando.

2. Hablar con tus compañeras para organizaros.

3. Contactar con el sindicato para guía y asesoramiento.

CGT velará por asegurar las condiciones de las trabajadoras y los trabajadores de la Enseñanza Pública y no cejará en denunciar cualquier situación que las vulnere.