La Junta de Andalucía agranda el abismo entre estudiantes

293

Las familias andaluzas podrán deducirse las enseñanzas extraescolares de idiomas. Eso dice la prensa afín a la Junta de Andalucía. No nos engañan: no se trata de todas las familias. El titular debería ser: «Las familias andaluzas que se puedan permitir clases extraescolares se podrán deducir una parte».

Se agranda así el abismo entre estudiantes. El Gobierno de Andalucía elimina impuestos a quienes más dinero tienen y desgrava a quienes matriculan a sus menores en academias de idiomas. Una educación pública que se precie ha de ofrecer las mismas oportunidades a cualquier tipo de alumno, sea cual sea su procedencia y situación. Dar por hecho que se necesitan clases extraescolares de idiomas es admitir un fracaso que provoca una desigualdad y, de paso, un negocio privado que suplanta lo que debería ofrecer la educación pública.