La Junta baja la ratio en la enseñanza privada concertada mientras cierra líneas en la pública

598

Desde hace una década, la Junta de Andalucía está aprovechando el descenso de natalidad para bajar la ratio en la educación privada concertada y, con la misma excusa, justificar lo contrario y cerrar líneas en los centros públicos.

CGT Enseñanza Córdoba exige poner fin al cierre de unidades sufrido por la enseñanza pública desde hace años.

Los datos del Portal de Transparencia sobre cierre de unidades en la provincia de Córdoba son demoledores: en los últimos diez cursos se han cerrado más de 450 unidades públicas en las etapas de infantil, primaria y secundaria.

En la ESO cordobesa se han cerrado 56 unidades en los últimos 10 cursos, algo que, por la edad de este alumnado, no es achacable al descenso de natalidad, sino a una clara apuesta política de privatización en Córdoba que se evidencia cuando se compara con el resto de provincias, que suman 1000 unidades nuevas de la ESO en el mismo período.

Distinta situación se produce con la concertada, que sigue creciendo a costa de la pública. Baste el ejemplo de la etapa de infantil que, pese a perder 600 matriculaciones, ha crecido en unidades frente al cierre de 175 unidades públicas en el mismo período.

Los datos del curso pasado en la capital cordobesa son clarificadores: las unidades de los centros privados concertados suponen ya el 45% en la etapa de infantil, y el 40% en primaria y secundaria. En dos o tres años, la educación privada en Córdoba capital tendrá mayor peso que la pública.

Precisamente en la capital ya se ha cerrado un centro completo, el CEIP LUCANO. También se han cerrado centros en otras localidades de la provincia, como el CEIP MORENO DE PREDAJAS (Villanueva de Córdoba) y el CEIP QUERCUS (Venta del Charco).

Durante este curso escolar, se están suprimiendo aulas y líneas como por ejemplo en el CEIP COLÓN y SAN JUAN DE LA CRUZ, ambos ubicados en la capital, así como en el IES LOPE DE VEGA (Fuente Obejuna), que tras el recorte que se prevé pasará a tener una sola línea en la ESO.

La Delegación de Educación cierra unidades sin esperar a conocer el número de solicitudes de matriculación real. Las familias, para “asegurarse una plaza”, acaban por no solicitarla en esos centros donde se sufrirán recortes de unidades. De este modo, la delegación condiciona el procedimiento de libre elección de centro y orienta a las familias para que soliciten plaza en determinados colegios.

La bajada de ratios es una petición de toda la comunidad educativa que evitaría el cierre de unidades y mejoraría la calidad de la enseñanza y por ello, FASE CGT participa junto con otros sindicatos y colectivos en la ILP que presentaremos esta tarde a las 18 h. en el CEIP ALGAFEQUI para obligar al gobierno andaluz a descender la ratio en todos los niveles educativos.