El profesorado del MEDAC denuncia su situación laboral

8970

Empezar a trabajar en MEDAC es empezar a vivir con miedo: miedo a que te despidan al final de cada trimestre; miedo a decir lo que piensas; miedo a que no te contraten de nuevo el curso siguiente; miedo a que un alumno se queje de ti; miedo a afiliarse a un sindicato; miedo a que alguien se entere de que en las escasas horas libres que te quedan estás estudiando oposiciones para la pública; o miedo a denunciar situaciones ilegales como las que pasamos a detallar a continuación.

CONTRATOS IRREGULARES: ¿Dónde está el profesorado titular en MEDAC?

MEDAC tiene contratado al profesorado con una categoría inferior a la función que desempeña: Contrata a toda su plantilla con la categoría de profesorado adjunto, sin que nadie conozca quiénes son los supuestos titulares. Tal vez porque no existen.

  • Esto influye en que las horas son más baratas; cobran menos a pesar de ejercer las mismas funciones que un/a profesor/a titular: en torno a los 215/250€ menos al mes cada docente. 
  • Esto también influye a la hora de las prestaciones. Diseñan sus clases, actividades, rúbricas, corrigen las actividades, exámenes, etc., todas estas funciones según el convenio del profesorado titular (el adjunto solo debería ir a dar clases y hacer lo que haya diseñado el titular). Pero nadie está contratado así. Esto supone que:
  1. Solo les pagan las horas de docencia directa que están con el alumnado en clase, pero no pagan ni el diseño de las clases, ni las correcciones, claustros, reuniones que son obligatorias, etc.
  2. Con el convenio de la enseñanza privada, pueden tener hasta 27 horas lectivas.
  3. En cuanto a la asistencia a los Claustros, ¿son horas extra que les pagan? No: les dicen que son voluntarios, pero… ¡A ver quién no asiste! 

Un ejemplo: docente con 26 horas lectivas nombrado como adjunto, que lleva además FCT (las prácticas en empresas), proyectos, tutorías, programaciones y un largo etcétera que no se cobra. Todo por menos de 1300€ al mes, trabajando una media de más de 12 horas al día.

¿Puede el profesorado de MEDAC ponerse enfermo o cuidar a sus familiares que lo están?

Daremos solo dos ejemplos:

-En el confinamiento hubo presiones para conectarse a dar clase al profesorado que estaba confinado con síntomas de COVID: hasta el punto de despedir a una persona que se negó.

-Si te pertenecen varios días de permiso, te dicen que los cojas no retribuidos, te llaman antes de haber terminado de disfrutarlos para que te incorpores y te hacen devolver los días que has faltado. Todo, por supuesto, teniendo que dar muchas explicaciones.

TUTORÍAS ILEGALES

¿Se reconocen legalmente las tutorías al profesorado que las ejerce en MEDAC?

El profesorado tiene que establecer 2 horas a la semana para tutorías, que debe poner en su horario y que no le pagan, por si alguna familia o estudiante quiere ser atendido. Le obligan a llamar a las familias dos veces al trimestre.

Además, al profesorado que está tutorizando las prácticas en empresas lo obligan a ir tres veces al mes de visita, engañándolo con los días libres que al final nunca disfruta.

OPACIDAD EN EL COBRO DE LOS SUELDOS

Nunca saben con certeza cuánto van a cobrar cada mes. De hecho, haciendo una comparativa entre varios compañeros y compañeras, a cada cual le resulta un salario diferente por hora.

MENTIRAS (publicidad engañosa): 

MEDAC es experto en darse buena publicidad. Ya mismo tendremos los buzones físicos y electrónicos llenos de las maravillas que dicen vender en sus estupendos centros equipadísimos con las últimas tecnologías.

La ratio (número de alumnado por aula) no es como publicitan de 15, sino igual que en la FP pública, hasta 30, engañando así descaradamente en su publicidad. La figura que denominan mentor —asignado para 15 estudiantes — induce a la confusión. Además dicha mentoría no se cobra.

Esta labor de tutoría de dos horas semanales, en las que tienen que estar disponibles, no se paga. Y esto es algo que MEDAC vende y que las familias valoran muy bien, pero son horas sin cobrar, que no están reconocidas en sus horarios y que se ven obligados a asumir para ser contratados y que no los despidan.

Por otro lado, en el horario le ponen a todo docente clases de mañana y de tarde, dejando muchos huecos cada día, de modo que los mismos puedan ser usados para colocar sin mucha queja todas esas horas de reuniones, claustros y tutorías que no se pagan. Quien trabaja en MEDAC vive para MEDAC, imposibilitando totalmente la conciliación familiar. 

SIN DERECHO A VACACIONES NI PRESTACIONES

Les dan de alta el primer día que el alumnado viene a clase (depende del curso, en torno al 20 de septiembre) y les dan de baja cuando acaba el periodo lectivo. No obstante, están trabajando prácticamente desde principios de septiembre con claustros, reuniones, programaciones didácticas, inventarios; o en junio, firmando las actas sin estar contratados. Se ven además en la “obligación” de asistir a las graduaciones, actos extraescolares tampoco incluidos en su horario. Simplemente, como al resto, van por miedo a que no los contraten el curso siguiente. Mientras la empresa los despide en verano con la excusa de no tener ingresos, el alumnado suele pagar 24 cuotas.

MEDAC no cuida a su profesorado, provocando de este modo que mucha gente se quede sin cobrar el paro.

¿HAY ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS Y EXTRAESCOLARES?

El profesorado que trabaja en MEDAC no tiene reconocida en su horario ninguna hora para actividades complementarias ni extraescolares, lo cual no significa que no tenga que dedicar muchas horas a su organización y realización cada trimestre. De hecho, este es uno de los reclamos publicitarios que más destaca MEDAC a la hora de vender sus ciclos, engañando al alumnado al decirle que habrá una excursión al mes y que se la pagará MEDAC. Finalmente, la realidad es que solo pagan el autobús y además se presiona al profesorado para que no organice tantas y se ahorre ese dinero.

¿SE INFLAN LAS CALIFICACIONES EN MEDAC?

El profesorado contratado en MEDAC sufre numerosas presiones para que se suspenda en el primer trimestre en torno al 10/15% del alumnado (lo que llaman Campana de Gauss) y, al final de curso, presiones sutiles para subir notas y aprobar a todo el mundo. 

Su estrategia es la siguiente: que el alumnado que llega con muchos suspensos previos y mal expediente no puede ser aprobado de repente, para ganarse así el prestigio de que “en MEDAC no se regala nada” y que se ofrece muy buen nivel, aprobándolo finalmente y subiendo notas para tener buenas estadísticas y que la gente consiga lo que quiere, puesto que lo está pagando. 

Otra de las irregularidades que se cometen es que se ve reducido muchísimo el tiempo para impartir los temarios, ya que al final de cada trimestre se reservan dos semanas previas a los exámenes para repasar, perdiendo por tanto mucho tiempo que no se dedica a avanzar. De este modo, el alumnado tiene un montón de ventajas para aprobar y sacar buenas notas y el profesorado se ve de nuevo muy presionado para dar el mismo temario en mucho menos tiempo.

¿POR QUÉ TANTO MIEDO PARA DENUNCIAR LAS IRREGULARIDADES?

La mayoría del profesorado en MEDAC tiene miedo a afiliarse a un sindicato o a formar uno propio por las posibles represalias y, por tanto, miedo también a denunciar todas estas irregularidades laborales y abusos que hoy sacamos a la luz. Prueba de ello es que a día de hoy no tienen Comité de empresa, a pesar de contar con más de 400 personas contratadas.

Tanto es así que, para recabar toda esta información, ninguno de los trabajadores y trabajadoras ha querido dar su identidad por miedo a ser despedido, aunque todos reconocen abiertamente estas irregularidades cometidas día a día y desde hace años, con lo que la empresa se enriquece a costa del sacrificio de este profesorado precarizado y maltratado.

Si alguien alguna vez se ha atrevido a quejarse o simplemente a preguntar por las horas extra, la respuesta es siempre la misma: quien no esté a gusto puede marcharse.

Y luego se vanaglorian con sus métodos empresariales modernos de coaching, mentorías y su lema favorito: “sangre azul”, “familia azul”, el lema interno de la empresa para sus trabajadores y trabajadoras, a quienes una vez al año —eso sí— invitan a grandes convenciones para tenerlos callados y contentos.

¿Tendrá Imbroda aspiraciones de convertirse en rey de la educación en Andalucía después de acabar con la Escuela Pública?