El Ayuntamiento de El Puerto de Santa María pretende cerrar el colegio El Vaporcito

349

La central sindical CGT Enseñanza ha denunciado ante la Delegación que el Ayuntamiento de El Puerto aproveche los daños ocasionados por los últimos temporales en uno de los dos edificios del colegio El Vaporcito, para solicitar a la Junta de Andalucía que se cierre al completo. Este sindicato concibe que el hecho es un ataque flagrante a la escuela pública y no entiende el cierre ni las noticias aparecidas en prensa, a no ser que se quieran favorecer intereses de especulación de terrenos o beneficiar a centros privados concertados con pocas matrículas.

Desde CGT se ha solicitado a Delegación que se pronuncie al respecto, pues consideran que el cierre del colegio está injustificado y que puede obedecer a políticas privatizadoras para favorecer a centros privados concertados con poca demanda.

Este hecho no es aislado en la provincia de Cádiz, donde la CGT ya ha denunciado a lo largo de una década el desmantelamiento progresivo de la escuela pública con cierre de colegios y unidades en aras de favorecer a la modalidad de enseñanza privada concertada con la finalidad de convertir a la educación en un negocio y de llevar a cabo un control ideológico por parte de las empresas que la regentan.

En el año 2007 se realizaron obras de acondicionamiento de la cubierta de uno de los dos edificios del colegio El Vaporcito y se sustituyó el tejado de teja existente por uno de capa asfáltica. Esta cubierta ha sufrido daños por lluvia y viento de los últimos temporales y se había solicitado al Ayuntamiento la reparación de los mismos con carácter de urgencia. Se personaron los técnicos del Ayuntamiento en el centro para valorar los daños. Además, el edificio tiene desde hace años una grieta en una de sus fachadas que nadie se ha ocupado de reparar, a la que no se había dado importancia y a la que ni tan siquiera se le han puesto testigos para comprobar si empeoraba su estado. Los técnicos, por la información expuesta en los medios de comunicación y la recabada por este sindicato, van a emitir un informe dirigido a la Delegación con el que pretenden que el  edificio se declare en estado ruinoso, con daños sin reparar los daños y cerrar el centro.

El colegio, cuya titularidad ostenta la Consejería de Educación, cuenta con dos edificios independientes separados por un amplio patio de recreo. Solo uno de los edificios está afectado por los daños. Existe, por tanto, otro edificio que puede dar perfecta cabida al alumnado matriculado sin necesidad de usar el edificio que se pretende declarar en estado ruinoso.

CGT entiende que este es un problema menor en un edificio que se usa solo de almacén y que pueden y deben arreglar y que es falso e injustificado que el colegio entero amenace ruina.

Debido al continuo cierre de unidades provocado por  la bajada en el índice de natalidad y al blindaje de las unidades concedidas a los centros concertados, el centro ha pasado de tener tres líneas completas de Educación Infantil a solo una en la actualidad, tres grupos, que son atendidos holgadamente en el edificio que está en perfecto estado de utilización. No existe, por tanto, ningún problema de seguridad que pueda afectar a algún miembro de la comunidad educativa. El edificio que ha sufrido los daños no se utiliza para labores docentes ni de administración, está en desuso, y si se reparan los daños el centro podría, incluso, ofrecer las aulas del mismo y las del edificio en buen estado para los desdobles de grupos provocados por las medidas de distanciamiento, que deben realizarse el próximo curso.

El intento de cierre de este centro supone otro ataque más a la enseñanza pública en la provincia de Cádiz. Ataques desde distintas administraciones que parecen responder a la intención planificada del desmantelamiento gradual de gran parte de la enseñanza de titularidad pública en favor de la privada concertada. Hay un centro privado concertado en la zona centro de El Puerto de Santa María que tiene concedida una línea de Educación Infantil con muy escasa matrícula, tan escasa que tienen que agrupar a todo el alumnado en un solo grupo. Debido al blindaje del que gozan las unidades concedidas a los centros concertados estas se mantienen aunque no haya demanda que las justifique. El propio Ayuntamiento quiere cerrar la Guardería Municipal, tiene previsto hacerlo para el curso 21/22. No ha podido hacerlo presuntamente para el 20/21 porque ya tiene cerrada la matrícula.

Desde el centro y a través de redes sociales se ha iniciado una campaña de información para sensibilizar a los portuenses ante estos hechos. También se va a poner en marcha una iniciativa de apoyo al centro en la plataforma Change.org. CGT entiende que la Delegación Territorial de Educación de Cádiz debe tener un Protocolo en este mismo instante sobre el tapete de la mesa de cara al próximo curso 2020/21 para que la educación sea cien por cien presencial, reduciendo las ratios a 10-15 alumnos de modo que se  garantice la distancia de seguridad de dos metros y todas las medidas sanitarias y de prevención de riesgos laborales de cara a la pandemia covid-19. Sin embargo, no tiene hecho este trabajo, porque implica redoblar los esfuerzos entre las distintas administraciones y una fuerte inversión económica, que no piensan realizarla, contratando a más personal y creando y rehabilitando más espacios y edificios públicos. Todo esto podría ser una estrategia para desviar la atención del verdadero problema: que hay que rehabilitar más edificios públicos no cerrarlos.

Por lo que este sindicato considera una incongruencia que, teniendo que reducirse ratios por la pandemia, ahora se pretenda cerrar otro colegio más unido este curso a la escuela infantil El Marquesado, el colegio Institución Provincial y ahora El Vaporcito.

CGT recuerda que en toda la provincia de Cádiz existen edificios para una escuela de campaña: la guardería Payasines de la Estación de San Roque, el edificio casi terminado y con las obras abandonadas del centro de mayores de Santa Margarita en La Línea, el antiguo hospital de esta misma localidad, las tres bibliotecas cerradas en Algeciras, el edificio de la Gobernación militar en la localidad algecireña, etc.

En caso del IES Wenceslao Benítez sito en San Fernando, el hecho de haber un edificio en mal estado, que el perito dijo que había que demoler, no ha provocado el cierre de todo el IES. Hecho similar al del IES San Juan de Dios de Medina Sidonia, donde un agujero y grietas en uno de los edificios, no ha sido motivo de alarma para las administraciones. CGT promoverá movilizaciones en defensa de este popular y memorable colegio público.

Firma aquí para evitar el cierre de la Escuela Infantil El Vaporcito.