El 1 de mayo de nuevo CORRUPTO

169

Y es fiesta, como siempre, y con puentes festivos en buen número de lugares, que descafeínan esta efemérides de horror y honor. Desde 1886 van ya 131 años de la reivindicación obrera de las 8 horas de trabajo diarias. Se conmemora cada 1º de mayo el asesinato “legal”, por ahorcamiento, de los 5 obreros llamados “Mártires de Chicago”, después de reprimir a tiros, las “fuerzas del orden” en Chicago (USA), manifestaciones multitudinarias, que exigían el derecho al descanso de las gentes trabajadoras.

Después de tantos años es evidente que seguimos con el mismo asunto sin resolver, por lo que este 1º de Mayo se volverá a asumir el fracaso de un sindicalismo que se ha dedicado a pactar y pactar y que convive con el poder sin plantar cara abierta y decididamente. Un sindicalismo que adormece las conciencias con los cuentos de las “negociaciones”, de los “males menores”, del “pragmatismo” que a fin de cuentas permite la secuencia de dominación que la clase dirigente establece sistemáticamente sobre las gentes dirigidas, esclavizadas, embrutecidas a fuerza de “ Menos Pan y más Circo” Este 1 de Mayo se ofrece más fiesta, más “Circo” mediático, para enmascarar que los anti sistemas son los que han diseñado este sistema corrupto, que los anti sistemas son los que defraudan, los que se enriquecen robándoles a las gentes los dineros requisados con los impuestos que ellos imponen a fuerza de leyes anti sistemas. Una corrupción que es compartida por quienes se arriman al poder corrupto, porque el poder corrompe y si se ejerce mucho y por mucho tiempo, corrompe mucho más.

Este 1º de Mayo no puede ser festivo, aunque lo hayan hecho. Quienes se sienten estafados, trabajadores por cuenta propia o ajena, todo el que trabaja, la inmensa mayoría del pueblo, deben sumar las voluntades para parir una forma de convivir que permita la democracia directa, no representativa, el control cercano de la ciudadanía de la gestión de los asuntos públicos y rechazar la “profesionalización” de la política y del sindicalismo, autenticas esencias de la corrupción. Después habrá que derogar las dos últimas Reformas Laborales, las leyes Mordaza y sus nefastas consecuencias. Instaurar una Renta Básica como garantía de supervivencia en un mundo donde trabajaran cada vez más las máquinas y menos los humanos, garantizándoles condiciones dignas y una autentica conciliación de la vida laboral y familiar y para ello los Servicios Públicos deben ser Derechos Esenciales de todas las personas. Hasta tanto ¿qué hay que celebrar?

Fdo.Rafael Fenoy Rico