Concentración en clave musical por la Escuela Pública

99

La Coordinadora de la Escuela Pública de Cádiz se concentrará este miércoles 1 de julio a las 12:00 horas en la Plaza de Mina contra la descarada política practicada por la Junta a favor de la empresa privada y en detrimento del patrimonio público.

La comunidad educativa de los centros públicos de Cádiz, que se dará cita en un (des)concierto, denuncia nuevamente la discriminación ante la privada concertada tras el cierre injustificado de unidades en el CEIP La Inmaculada y los IES Caleta, Cornelio Balbo, Rafael Alberti y San Severiano.

Con este acto, concebido en clave musical como el primero de un calendario de movilizaciones y acciones de distinto calado, denunciamos el cerrojazo de unidades en los centros públicos con demanda social, mientras se mantienen los conciertos con centros privados sin solicitudes.

La planificación educativa de la Delegación de Educación del Gobierno autonómico no es nada casual. Busca la clara privatización de la enseñanza gaditana, haciendo caja con los recursos públicos. Esta situación es especialmente grave en la ciudad de Cádiz, en la que se acaba de sentenciar a la Institución Provincial (el décimo colegio público cerrado en poco más de 20 años), y en la que la Escuela Pública escolariza a menos del 40% del alumnado en las etapas obligatorias.

El Bachillerato, un baluarte de la Escuela Pública de la ciudad, parece ser el próximo objetivo de esta Administración, que a tenor de la realidad se ha manifestado poco amiga de la Educación Pública. La planificación educativa de la Delegación Territorial ha reducido al mínimo la oferta en varios IES públicos (Caleta, Rafael Alberti, San Severiano, Columela) y ha dejado sin plaza a decenas de alumnos y alumnas con la intención de derivarlos a centros privados concertados que no han escogido y cuyas plazas se quedan vacías año tras año.

Queda así a las claras la falacia del mantra esgrimido por el Gobierno andaluz de la libre elección de centro. Esta libertad solo existe y se protege, al parecer, cuando se elige uno privado concertado. Por esa razón, las familias afectadas registrarán en la Delegación de Educación recursos de alzada contra la arbitraria decisión de reubicarlas en otros centros. Asimismo, esta misma tarde se mantendrán reuniones con las familias para informarlas de sus derechos.

Es el caso del IES Rafael Alberti, donde 28 alumnos y alumnas que han solicitado matricularse en el centro no lo podrán hacer (17 en la modalidad de Humanidades y 11 en la de Ciencias) y del IES San Severiano, en el que se quedan fuera 14 chicas y chicos: 11 en Humanidades y 3 en Ciencias. Al cerrar esta unidad de Bachillerato se impide que nadie que proceda de otros centros pueda matricularse en estos dos institutos.

Hay que tener en cuenta que muchos centros privados concertados de la zona no ofertan esta etapa educativa o lo hacen en su modalidad «de pago», por lo que mucho de su alumnado escoge un centro público para finalizar sus estudios. Pero desde esta Coordinadora y la FLAMPA Gades nos parece aun más grave el hecho de que el Servicio de Planificación Educativa ni si quiera garantice la escolarización del propio alumnado de estos institutos públicos. A modo de ejemplo, en el IES San Severiano solo se ofertan 18 plazas en Ciencias cuando tiene una reserva de plazas para 25 alumnas y alumnos propios. Asimismo, esta inaudita planificación impide que el alumnado del Conservatorio que quiera cursar Bachillerato pueda hacerlo en su centro adscrito.

Esta rocambolesca situación contrasta con el trato de favor dispensado a los centros privados de la zona con el Bachillerato concertado, como son el Amor de Dios o Salesianos (San Ignacio), en los que se ofertan tres unidades completas de Bachillerato (105 plazas) cuando la demanda es de prácticamente la mitad, sobrándole 97 plazas.

En intramuros

Esta mismo escenario se repite en intramuros, tal y como ha denunciado el IES La Caleta. Al comunicarse la reducción de una unidad de 1.º Bachillerato el pasado mes de febrero, el centro hizo constar a la Delegación que, tras los resultados del primer trimestre y la posible titulación del alumnado, se había observado que el número de unidades previstas para este nivel era insuficiente. Petición que no fue atendida, designándole 0,5 unidades para 1.º Bachillerato de Ciencias y 0,5 unidades para 1.º Bachillerato de Ciencias Sociales y Humanidades, por lo que durante el periodo de escolarización no ha podido ofertar ninguna vacante para este nivel.

En contraposición, al centro privado concertado La Salle Viña, situado en la misma zona, sí se le mantienen las dos unidades completas pese a tener menos alumnado que el IES La Caleta. De nuevo, un descarado trato de favor. Así, en las reuniones de la Comisión Territorial de Garantías de Admisión pudimos comprobar que al centro La Salle Viña se le mantiene la unidad de Bachillerato de Ciencias con una reserva de solo 13 alumnos y alumnas, mientras que al IES La Caleta se le deja solo media unidad teniendo 21. En Humanidades, La Salle Viña mantiene la unidad completa con apenas 15 alumnos y alumnos, y al IES La Caleta, se le deja solo media con 27.

Así, los 55 chicos y chicas que han titulado en 4.º de ESO en el IES La Caleta no van a tener garantizada la enseñanza en su propio centro, al no disponer de plazas suficientes para 1.º de Bachillerato por designio de la Delegación y al carecer de una oferta de ciclos formativos de grado medio. Incluso como se constató en la última sesión de la Comisión Territorial a un grupo de alumnos y alumnas no se les ha podido asignar ninguna plaza en este nivel.

Esta acoso institucional contra la escuela pública se da en también en el resto de etapas educativas, como venimos denunciando periódicamente pese a la interesada sordera de la Junta de Andalucía. Es el caso de Infantil y Primaria. He ahí el reciente cierre de la segunda unidad de 1.° de Infantil en el CEIP La Inmaculada antes de finalizar el proceso de escolarización y la amenaza de cierre de otra en el Profesor Tierno Galván, finalmente frenada por las quejas de familias y comunidad educativa.

A este listado de agravios se suma el del IES Cornelio Balbo y el cierre injustificado de su cuarta unidad en 1.° de la ESO, dejando una oferta completamente insuficiente y circunstancia ya denunciada por el propio centro en la Comisión Territorial. Ya en febrero el Servicio de Planificación adjudicó al IES Cornelio Balbo 3 unidades de 1.º de ESO pese a que el número de alumnado adscrito se elevaba a 98 y sin contar a las y los alumnos repetidores. Es decir, 3 unidades para 120 chicos y chicas, pese a que la ratio legal es de 30 por aula. Es decir, la planificación educativa está provocando masificación y ratios ilegales en el IES Cornelio Balbo. Circunstancia que nos preocupa doblemente en un curso escolar que estará marcado por los protocolos sanitarios antiCOVID-19.

Esta escalada contra la Escuela Pública tendrá respuesta en una agenda de acciones y movilizaciones que hacemos extensiva al resto de la provincia de Cádiz, con múltiples localidades afectadas por este peligroso recorte ideológico, que denunciaremos ante el Defensor del Pueblo Andaluz y en una ronda de reuniones con representantes políticos e institucionales.

En defensa de lo público y contra las políticas privatizadoras de despacho del Servicio de Planificación Educativa de la Delegación de Educación emplazamos este miércoles a familias, alumnado, profesorado y PAS a las 12:00 horas en la Plaza de Mina.

#NosRobanLaPública

#CádizPorLaPública