Comparecencia de CGT ante el Parlamento Andaluz

678

Desde CGT Andalucía queremos agradecer que se nos haya invitado a estar hoy aquí para defender la estabilidad y la calidad del empleo de todas las personas que trabajan a día de hoy como funcionariado interino en las diferentes administraciones públicas andaluzas.

Antes de empezar a hablar, quiero destacar algo muy importante para que se tenga en cuenta a lo largo de toda esta intervención y es que, en todo momento, cuando hable de estabilidad o consolidación me estaré refiriendo siempre a personas con nombres y apellidos, no a plazas o puestos de trabajo en abstracto. Personas con un bagaje y una trayectoria dentro de la Administración andaluza que suponen un caudal de conocimiento y experiencia que en ningún momento podemos despreciar ni dejar marchar.

Una vez hecha esta aclaración sobre la consolidación laboral de las personas y no de las plazas, se puede comprender que desde CGT Andalucía nos sumemos a esta iniciativa legislativa relativa a la aplicación del concurso de méritos como forma de acceso a la Función Pública para la definitiva estabilización del empleo público. La aplicación de un concurso de méritos permitirá la estabilización laboral de las personas que durante años no han podido consolidar sus puestos de trabajo por una razón esencial: las administraciones no han ofertado las plazas necesarias en los diferentes procesos selectivos de ingreso a la Función Pública, quedando desierta la titularidad de miles de plazas estructurales sustraídas a estos procesos, y que se han ido incrementando año tras año.

Todo esto ha provocado que existan, actualmente, más de 30000 plazas en fraude de ley en las diferentes administraciones andaluzas, con sanidad y educación a la cabeza como las más afectadas en números totales, además de justicia y la administración general. Quede claro que el problema emana de la escasez de plazas de empleo público ofertadas por parte de la Administración, insuficiente a todas luces como se está evidenciando en estos momentos.

Es por ello que CGT Andalucía apoya una intervención EXCEPCIONAL para la resolución de este problema. Hay que tener en cuenta que la mayoría del personal interino ya ha superado algún proceso de oposición sin poder obtener una plaza o se ha tenido que incorporar a través de un sistema de baremación de mérito y capacidad para entrar en las diferentes bolsas de empleo público debido a que en muchas ocasiones no se han convocado procesos selectivos de sus plazas.

En ambos casos se cumple con el art.103.3 de la Constitución Española, que regula el acceso a la Función Pública de acuerdo con los principios de mérito y capacidad. Esto conlleva que todas las personas que ocupan las plazas en interinidad en la Administración han accedido a través de procesos que garantizan los principios de igualdad, capacidad y mérito, y han demostrado ya sobradamente su capacidad con la experiencia y formación acumulada, por lo que no es necesario que se siga exigiendo a estas personas la repetición una y otra vez de estos exámenes de oposición.

A todas luces, a día de hoy tenemos un problema grave de estabilidad laboral que la Administración ha provocado y no ha sido capaz de atajar a través de las tradicionales ofertas de empleo público. Este abuso en la contratación temporal, denunciado en reiteradas sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y diferentes Tribunales Superiores de Justicia, es considerado actualmente como fraude de ley. Hasta el propio Gobierno central ha reconocido en un comunicado del Ministerio de Política Territorial y Función Pública el problema estructural de las administraciones públicas de falta de plantilla estable y elevada temporalidad.
Se reconoce, asimismo, desde este ministerio, el fracaso de las medidas adoptadas para la reducción del empleo temporal, que requiere nuevas respuestas tras las ofertas de empleo público de 2017, 2018 y 2019.

Por lo tanto, si realmente queremos reducir la tasa de interinidad y el abuso de la contratación temporal, es el momento de hacer algo diferente para obtener resultados positivos.
En este momento conviene recordar la lúcida frase atribuida a Albert Einstein: «Locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes». Esta frase, traída a este contexto, viene a evidenciar que no podemos seguir insistiendo en la aplicación de fórmulas fracasadas que nos llevan a callejones sin salida en el terreno de la consolidación del empleo y que no han hecho sino agravar la situación año tras año.

En lugar de insistir en lo que no ha funcionado, debemos implementar soluciones excepcionales como es la aplicación del sistema de concurso consistente únicamente en la valoración de méritos que se plantea en esta ILP, cuestión que está recogida en nuestra legislación y debe de ser aprobada en virtud de ley, como así reza el artículo 61.6 del EBEP: «en virtud de ley podrá aplicarse, con carácter excepcional, el sistema de concurso que consistirá únicamente en la valoración de méritos».

En conclusión:
Existe un marco jurídico tanto europeo como nacional con diversas sentencias recientes que nos exhorta a solucionar el problema de la contratación temporal en la Administración, justificando la aplicación y adopción de medidas excepcionales como las que nos ocupan.
Existe un marco legislativo que nos permite, en virtud de ley, aplicar esta modificación legislativa, cuyo carácter excepcional está más que justificado por los siguientes motivos:

  • Las altas tasas de temporalidad del empleo público andaluz que en muchos cuerpos triplica la tasa del 8% exigida por la normativa europea.
  • La situación de pandemia que ha provocado el aplazamiento o suspensión de muchos de los procesos selectivos y que genera serias dudas sobre cuándo se van a volver a poder realizar de forma masiva y con garantías.
  • La importancia de la estabilidad y consolidación del empleo en el contexto de crisis económica y social que se avecina.
  • La reciente sentencia de 19 de marzo de 2020 del Tribunal de Justicia Europeo que ha declarado en fraude de ley el abuso de la contratación de funcionariado interino por parte de la Administración española.
  • Las diferentes sentencias de los Tribunales Superiores de Justicia favorables a la estabilización del funcionariado contratado en fraude de ley.
  • El fracaso continuado de las convocatorias de concurso oposición para la reducción de la tasa de temporalidad.
  • La reforma del Texto Refundido del Estatuto Básico del Empleado Público (TREBEP) que recientemente ha acordado impulsar la Conferencia Sectorial de la Administración Pública.
  • Y por último, la más importante: el reconocimiento de todos los esfuerzos, renuncias personales y sacrificios familiares realizados por miles de personas para sacar adelante su trabajo en la Administración con la máxima eficiencia y profesionalidad.

Con todo lo enumerado anteriormente, se justifica ampliamente la necesidad de la aprobación del acceso por concurso de méritos como única solución viable y efectiva de la Administración para reducir la tasa de temporalidad al 8% y hacer desaparecer el fraude de ley que esta supone.

Además, ahora más que nunca, la Administración va a necesitar profesionales bien formados y con experiencia, así como una estabilidad laboral del funcionariado que permita afrontar los retos que nos plantea el futuro. La fórmula más sencilla y eficiente para conseguir esto es precisamente estabilizar a quienes llevan tiempo trabajando y han demostrado con creces su capacidad y mérito.

La estabilización es una cuestión de justicia y a su vez garantía de un mejor funcionamiento de la Administración por el conocimiento y años de experiencia acumulada de estas personas. Dejemos de repetir los mismos errores una y otra vez con un colectivo que demuestra a diario su capacitación profesional y que ha accedido a sus puestos a través de procedimientos que garantizan los principios de igualdad, capacidad y mérito.

El marco legal y jurídico ya existe, solo resta la voluntad política para que se ejecute, en virtud de ley, el artículo 61.6 del EBEP con la consiguiente aplicación del concurso de méritos como medida excepcional.

Por eso, hoy más que nunca le exigimos a este Parlamento y a la Administración andaluza que garantice que ¡QUIENES ESTÁN SE QUEDAN!

Comparecencia de FASE CGT en el Parlamento andaluz el 19 de octubre de 2020 (texto íntegro).