Comparativa sobre las ratios escolares en Andalucía

503

El gobierno andaluz aprovechó el año más crítico de la pandemia para cerrar cientos de unidades escolares sin reducir las ratios, contraviniendo todas las recomendaciones sanitarias. Este hecho contrasta con las políticas del resto de comunidades autónomas que hicieron todo lo contrario en el curso 2020/21: aumentar significativamente el número de unidades y bajar la ratio de forma generalizada, reduciendo así la concentración de alumnado dentro de las aulas.

Como ya denunció CGT en su momento, la Consejería de Educación andaluza mantuvo la masificación en las aulas y se limitó a publicar unas instrucciones confusas en las que traspasaba toda la responsabilidad de la organización y gestión de las medidas preventivas frente a la COVID a los equipos directivos y el profesorado de los centros educativos.

Las estadísticas del Ministerio de Educación y FP nos dan hoy la razón. El curso 2021/22, no solo no se bajó la ratio en las principales etapas educativas de la educación andaluza, sino que incluso se incrementó en alguna. Todo esto a costa del perjuicio en la formación de un alumnado que tuvo, en muchos casos, que renunciar a la mitad de las horas lectivas presenciales por la política de desdobles o sufrir las altas posibilidades de contagio en los falsamente denominados grupos burbuja. Esta realidad provocó que muchas familias, por miedo, no llevaran a sus menores a los centros educativos.

Si analizamos las cifras de las ratios escolares que recogemos en la tabla inferior, vemos cómo en el curso 2020/21 se produjo un descenso global de la ratio en todo el estado, de forma radicalmente opuesta a lo sucedido en Andalucía.

Se han incluido también, como ejemplo comparativo y a modo de contraste con las políticas educativas andaluzas, otras dos comunidades autónomas gobernadas igualmente por el PP: Madrid y Castilla y León.

* Datos estadísticos del Ministerio de Educación y FP

Sorprende comprobar que incluso la Comunidad de Madrid (referente principal de Andalucía en cuanto a políticas educativas), redujo de forma muy importante las ratios tras el estallido de la pandemia pese a mantener un discurso negacionista generalizado y rechazar frontal y sistemáticamente todas las orientaciones o instrucciones que provienen del gobierno central.

También se redujo significativamente el alumnado en las aulas de Castilla y León, pese a contar con las ratios más bajas de todo el estado ya antes de la pandemia.

A continuación, analizamos y comparamos estas políticas educativas implementadas en el curso 2020/21 con más detalle, según las diferentes etapas educativas y las modificaciones producidas en la ratio y el número de unidades:

  • INFANTIL 2º CICLO:

Madrid crece en 1149 unidades nuevas y reduce la ratio en 5,4 personas por aula.

Castilla y León crece en 179 unidades nuevas y reduce la ratio en 2,2 pese a tener ya previamente la ratio más reducida de todas las comunidades.

Andalucía cierra 187 unidades. No se modifica apenas la ratio.

Media estatal: aumento de 1801 unidades. Descenso generalizado de la ratio en 1,4.

  • PRIMARIA:

Madrid crece en 2758 unidades nuevas y reduce la ratio en 5,5 personas por aula.

Castilla y León crece en 412 unidades nuevas y reduce la ratio en 1,6.

Andalucía cierra 408 unidades. No se modifica la ratio.

Media estatal: aumento de 5 425 unidades. Descenso generalizado de la ratio en 1,5.

  • SECUNDARIA:

Madrid crece en 1 038 unidades nuevas y reduce la ratio en 3,8 personas por aula.

Castilla y León crece en 103 unidades nuevas y reduce la ratio en 2,7.

Andalucía crea 268 unidades nuevas para incorporar el nuevo alumnado matriculado. No se modifica la ratio.

Media estatal: aumento de 5 425 unidades. Descenso generalizado de la ratio en 2.

  • BACHILLERATO:

Madrid crece en 58 unidades nuevas y mantiene la misma ratio.

Castilla y León crece en 336 unidades nuevas y reduce la ratio en 1,7.

Andalucía crece en 268 unidades. Pese a ello, incrementa la ratio en 0,5.

Media estatal: aumento de 5425 unidades. Descenso generalizado de la ratio en 1,1.

¿Como han quedado las ratios en la actualidad tras las transformaciones sufridas en los últimos cursos afectados por la pandemia?

Este es el análisis comparativo que hemos realizado desde CGT con los datos publicados por el Ministerio de Educación del último curso 2021/22.

En el curso 2021/22 las comunidades han vuelto a ratios similares previas a la pandemia, aunque, en su mayoría, más reducidas (casi un/a alumno/a menos por aula). Solo algunas comunidades como Andalucía han incrementado la ratio en algunas etapas.

  • BACHILLERATO:

Andalucía tiene la mayor ratio de alumnado por aula de todas las comunidades autónomas: 29,3. Supera la media estatal de 25,4 en prácticamente 4 estudiantes más por aula y tiene una ratio de casi 11 personas más por grupo que la comunidad con mejor ratio. En los dos años de pandemia el resto de comunidades ha reducido la ratio en más de un alumno/a por grupo, Andalucía la ha incrementado en 0,4.

  • ESO:

La ratio andaluza en esta etapa es de 26,7 alumnos/as, solo nos supera Cataluña. Estamos casi 3 puntos por encima de la media estatal y 9,5 por encima de la ratio más baja. En los dos años de pandemia Andalucía ha incrementado la ratio en 0,1 mientras en el resto de comunidades ha descendido de media en más de 1.

  • PRIMARIA:

Andalucía tiene la tercera ratio más alta tras Madrid y Cataluña. En los dos últimos cursos Andalucía ha reducido la ratio en 0,6, en el total de comunidades se ha reducido una media de 0,8.

  • INFANTIL 2º CICLO:

Andalucía tiene la tercera ratio más alta tras Madrid y Cataluña. En los dos últimos cursos Andalucía ha reducido la ratio en 0,7 frente a la media total del resto de comunidades que lo ha hecho en 1.

PROFESORADO:

Hemos visto como la Junta de Andalucía no modificó las ratios en el curso 2020/21 respecto al curso anterior, pero sí que incrementó el número de profesorado. ¿Cómo fue este incremento en el resto de comunidades respecto al de Andalucía?

La Junta de Andalucía, mientras anunciaba a bombo y platillo la contratación excepcional de profesorado Covid, reducía por la puerta de atrás la plantilla estructural en cientos de plazas.

El incremento final del profesorado andaluz fue inferior proporcionalmente a otras provincias como la comunidad de Madrid y Castilla León (que además descendieron las ratios significativamente).

Docentes de infantil y primaria:

Madrid aumentó el curso 2020/21 en 4 515 docentes su plantilla, un 15,5% respecto al anterior.

Andalucía aumentó en 2 784 maestras y maestros, solamente un 5,5% de incremento respecto al curso anterior.

La media estatal fue de un incremento del 5,4% en las plantillas de estas etapas

Profesorado de la ESO, Bachillerato y FP:

Madrid aumentó el curso 2020/21 en 2.220 docentes su plantilla, un 10,1% respecto al anterior.

Andalucía aumentó en 3 451 docentes la plantilla, un 6,9% de incremento respecto al curso anterior.

La media estatal fue de un incremento del 7,1% en las plantillas de estas etapas

CONCLUSIÓN:

Los datos estadísticos del ministerio dejan claro que Andalucía, en el peor momento de la pandemia, se desmarcó de todo tipo de políticas preventivas de carácter sanitario al no reducir la ratio en sus aulas escolares, obviando el alto riesgo que suponen los espacios cerrados y muy concurridos durante gran número de horas seguidas. Frente a la reducción sustancial y generalizada de las ratios del resto de comunidades autónomas, en Andalucía se siguieron cerrando unidades públicas y manteniendo las ratios más elevadas como si la COVID no existiera. Todo esto ha provocado que seamos actualmente una de las comunidades con mayores ratios y la que más ha avanzado en el proceso de degradación y privatización de la educación pública en estos años de pandemia.

Respecto al incremento del profesorado de refuerzo (que se vendió como un gran logro), resulta que al final tampoco fue para tanto, ya que ni siquiera alcanzamos la media del conjunto de comunidades autónomas que tuvo un crecimiento del 12,5% de las plantillas frente al 12,4% de Andalucía.

No olvidemos que Andalucía fue la comunidad que recibió mayor cantidad de dinero de fondos COVID destinados a la educación, en concreto 384 millones de euros. ¿No han sido suficientes ni siquiera para dejar de seguir cerrando cientos de unidades públicas en los peores años de nuestra realidad educativa más reciente? ¿Cuál es la prioridad educativa del Gobierno de la Junta de Andalucía?