Coherencia política limpieza hospitalaria y correos

75

Los derechos a la Salud y a recibir la correspondencia, son asuntos de indudable interés para las personas vecinas de Algeciras. En estos momentos las personas que trabajan, tanto en la limpieza de hospitales como en el reparto de correspondencia (Correos), están en Huelga. Y curiosamente, en ambos casos, se pide, se requiere la contratación de más personal. Cosa buena porque primero se garantizaría la prestación adecuada de servicios esenciales, y segundo ayudaría a la extrema necesidad de contratos de trabajo que la población experimenta. Recordemos casi 40 mil personas en desempleo no es un asunto menor en este territorio.

Coincidencia añadida: que de dineros públicos se trata en sendos asuntos. Y mayor coincidencia, que en cada caso los gobiernos responsables de estas intolerables situaciones, a pesar de que dicen lo contrario, miran para otro lado y no hacen aquello que es necesario hacer y que, encima, afean al partido político contrario. Coincidencia, igualmente, en cuanto a un comportamiento incoherente de los grupos políticos municipales asociados con las siglas de esos dos gobiernos. Por un lado dirigentes del PSOE apoyan a Carteros, que se encuentran enfrentados a una administración gobernada por el PP; y por otro lado cargos públicos municipales del PP, apoyan a las limpiadoras de hospitales, esta vez enfrentadas a la Junta de Andalucía y al club de empresas LISAN, contratada por una multimillonaria cifra (45 millones de euros) contratada a tal menester.

Tanto PSOE como PP muestran un comportamiento incoherente, pero idéntico. Y es curioso observar cómo se desarrolla la misma táctica de “desgaste” del contrario, a pesar de que es el pueblo de Algeciras el que pierde con esta conducta irresponsable, porque los conflictos se alargan en el tiempo y ello supone el empeoramiento de servicios públicos esenciales. Llegan las elecciones y no parece haber inteligencia suficiente, ni en el servicio estatal de correos, ni en la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, para comprender que es el momento de resolver estas huelgas. Por otro lado la acción de quien gobierna el ayuntamiento algecireño exige un compromiso más allá de recibir a las personas en huelga en un caso y de hacer mutis por el foro en el otro. Mostrar algo más que disgusto públicamente, denostando al propio partido o al contrario, por no gestionar adecuadamente estos servicios, sería lo suyo, incluyendo llevar a fiscalía a quienes atropellan derechos esenciales de la ciudadanía. Exigir, a quienes han sido elegidos por los votantes de Algeciras, que se ocupen de resolver estas indignas situaciones padecidas por la población es de justicia. Y su conducta hace bueno el slogan coreado por miles de gargantas en numerosas manifestaciones ciudadanas. Porque en este, y otros casos, el recurso a mirar la viga en el ojo ajeno y no ver la suya en el propio se convierte en la esencia de su inactiva y dañina conducta política. En la próxima cita electoral este mismo pueblo es el responsable, único responsable, de poner a cada cual en su sitio.

Fdo Rafael Fenoy Rico