CGT llama a la objeción al programa de refuerzo educativo

42

Cuando a mediados de febrero el Consejero anunció el programa de refuerzo educativo para el verano, mostramos nuestra frontal oposición. A partir del 10 de abril descubrimos por la prensa qué centros eran los «elegidos» antes de que la propia Junta se lo comunicase. Aquello de que debían solicitarlo previamente y de que serían seleccionados en función de las condiciones de habitabilidad más adecuadas desaparecía de un plumazo. Muchos de ellos sufren temperaturas extremas, tienen amianto o instalaciones muy deficientes, como hemos denunciado desde CGT. Los centros deberían estar en zonas especialmente desfavorecidas, donde el absentismo y abandono son mayores; sin embargo, apenas hay entre los seleccionados. No olvidemos que en Primaria el abandono escolar es mínimo y está perfectamente localizado. Equiparar los centros públicos con los concertados en este aspecto parece una broma de mal gusto. También conviene recordar que este plan no se basa en ninguna experiencia previa de éxito.

Ahora nos encontramos con un documento que se envía a los centros y, cuanto más sabemos del programa, peor. De entrada, no se impartirá en centros privados financiados con dinero público. Se benefician pero no se pringan en nada. Todo son ventajas, ningún inconveniente. Tampoco es plan de hacer que tengan que quitar los símbolos religiosos esas dos semanas. En ese periodo estos centros (aproximadamente 600) sí podrán realizar obras de climatización y reformas, cosa que no se podrá llevar a cabo en los públicos seleccionados.

El primero de los objetivos habla de «Fomentar el éxito educativo del alumnado, con especial atención a aquellos alumnos y alumnas en los que confluyen dificultades de aprendizaje». ¿Qué ocurre con quienes necesiten AL o PT? No hay personal adecuado para su atención.

Luego está el tema de la increíble ratio menguante (puede llegar a 15, 10 o 7) y creciente (puede llegar a 30 en las horas de Deporte). ¿La ratio ideal reducida para julio es inadecuada para el curso escolar? ¿Se puede exceder el máximo legal establecido? No importa agrupar a dos subgrupos: seguro que así se atiende muy bien al alumnado.

Por otra parte, puede darse el caso de que haya un centro abierto para 17 estudiantes, e incluso menos si faltan. ¿De verdad cree el Consejero que a mitad de la quincena se va a incorporar alguien debido a dos ausencias injustificadas de otro alumno? En ese caso, ¿qué beneficio sacaría al Programa?

No nos cabe duda de que si fuese necesario se aplicaría el Protocolo para olas de calor y temperaturas extremas, por lo que esos 10 días podrían verse mermados.

Quien vaya a impartir Educación Física debe contar con la habilitación correspondiente. Harían falta dos cuando se junten 30.

Para la admisión de alumnado, se premia a quien tiene buenos resultados (no malos o regulares, has leído bien): se puntúa más que estar en un centro de compensatoria o en el programa de acompañamiento. No tiene ningún sentido.
Decir que los institutos recibirán dinero para gastos extraordinarios de funcionamiento en función de la disponibilidad presupuestaria y nada es prácticamente lo mismo.

Hacer recaer en la Dirección de los colegios la contratación del personal encargado de la limpieza, mantenimiento, apertura, cierre y vigilancia es demasiado.

Desde CGT nos planteamos en qué se puede gastar el dinero para prevenir el absentismo y el abandono escolar. Frente a este parche de la Consejería, que no va a solucionar nada, se nos ocurren varias ideas que no tendrían que aplicarse en verano sino durante el curso: disminuir las ratios; realizar desdobles; aumentar los mermados presupuestos de los centros; garantizar la estabilidad del profesorado; dar una mayor atención a la diversidad y a las necesidades de apoyo educativo, con orientadores en todos los centros; dotar de trabajadores y educadores sociales a colegios e institutos.

Nos preocupa especialmente qué va a ocurrir con el plan de desamiantado, el de climatización y las obras necesarias en los centros donde se imparta el Programa. Asimismo nos tememos que sea un primer paso para acabar convirtiendo el período laboral no lectivo del mes de julio en lectivo. Una vez inoculado el veneno, la idea es extenderlo a Secundaria.
Por todo ello, hacemos un llamamiento al profesorado a la objeción y no participación en este programa, por improvisado, falto de sentido y por querer convertir los centros en contenedores de niños.

¿Vas a ser cómplice de esta barbaridad? Te llamamos al boicot y te recordamos que de los 30 euros, con retenciones de IRPF y cuota obrera, te quedarían unos 22,5 netos. Si tienes la mala suerte de subir al siguiente tramo de la renta, pagarás algo más por la totalidad de tus retribuciones en la siguiente declaración de la renta.