CGT exige la retirada de las instalaciones con amianto de los centros escolares de Almería

62

El sindicato de Enseñanza de CGT pide a la Delegación de Educación y la Inspección de Trabajo que se adopten las medidas previstas legalmente y se ordene la retirada de este material de varios centros de la provincia.

El sindicato de Enseñanza de la CGT ha denunciado ante la Inspección Provincial de Trabajo y el Comité de Seguridad y Salud Laboral de la Delegación de Educación de Almería la existencia de amianto en tres centros educativos de la provincia, con el objeto de que se adopten las medidas previstas legalmente y se ordene la retirada de este material.

Se trata de:

CEIP Virgen del Mar de Almería capital, que tiene los depósitos de agua de uralita en el tejado deteriorados y con la tapadera rota. Estos depósitos son el suministro de agua del colegio con el consiguiente riesgo que tienen todas las personas que la beban.
IES Los Ángeles de Almería capital, que tiene todo el tejado de las naves donde se imparten los Módulos Formativos de Automoción son de uralita.
CEIP Nuestra Señora de la Salud de Laujar de Andarax, todo el tejado del centro es de uralita.

Las direcciones y Ampas de estos centros llevan años solicitando a las administraciones correspondiente la retirada de dichos materiales dada su peligrosidad y su alto estado de deterioro.

Ya en Diciembre de 2015 CGT denunció la presencia de amianto en el IES Caravaca y el CEIP Francisco de Goya, así como la ausencia de escalera de incendios adecuada en el edificio de Infantil de este último centro y la Inspección de Trabajo ha ordenado un requerimiento a la Delegación de Educación de Almería con el fin de que se lleven a cabo la evaluación de riesgos laborales de dichos centros y se lleve a cabo la sustitución y retirada de los elementos constructivos de uralita y se instale una salida de emergencia en el aulario de Educación Infantil del CEIP Francisco de Goya.

CGT ha pedido también a la Delegada de Educación un plan para la retirada del amianto de todos los centros educativos de la provincia.

El amianto (asbestos o uralitas) está prohibido en nuestro país desde 2002 y en toda la UE desde 2005. En el mundo hasta 55 países gozan de igual prohibición. Para que un producto tan utilizado y versátil llegue a prohibirse han de mediar poderosas razones. En la orden de prohibición (BOE nº 299 de 14 de diciembre de 2001) se decía que el ya instalado antes de esa fecha “seguirá estando permitido hasta eliminación o el fin de su vida útil”.

En efecto, desde 1977 la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) dependiente de la OMS reconocía que. “En los seres humanos, la exposición ocupacional a todos los tipos de de amianto se ha traducido en una alta incidencia de cáncer de pulmón, y mesoteliomas”. E, igualmente, “un exceso de riesgo de cáncer del tracto gastrointestinal y de laringe han sido comprobados”. Además, sigue diciendo, que “la población en general también puede estar expuestos a fibras de amianto en el aire, bebidas, agua potable, alimentos, preparaciones farmacéuticas y dentales y de otros productos que contienen amianto”. Y concluye diciendo que “en la actualidad, no es posible determinar si hay un nivel de exposición en los seres humanos por debajo del cual un aumento del riesgo de cáncer no se produciría” (Evaluación. Monografía VOL. 14, 1977).

En 1987 la IARC incluye a los seis tipos de amianto más conocidos en el Grupo I de carcinogenicidad (“Group 1: The agent (mixture) is carcinogenic to humans”). Es la tipología de mayor grado. Igual que acaba de hacer en la Monografía VOL. 144 en la que la evaluación de carne procesada ha sido clasificada en el Grupo I, como el amianto.

En un reciente trabajo publicado en la prestigiosa revista The Lancet (11.9.2015), más 500 investigadores en todo el mundo ha calculado que el número total de muertes ocupacionales debidas al asbesto fue de 194.000, es decir casi el doble que en 1990 (que fueron 90.000) y también el doble de las que facilita la OMS. Para el caso español, se esperan un total de entre 40.000 o 50.000 fallecimientos, a causa del amianto, de aquí a 2040. Eso si hacemos bien las cosas.

CGT espera una rápida intervención por parte de la Administración para la retirada de este material en estos centros educativos, al considerar la Salud y Seguridad de toda la Comunidad Educativa deben ser protegidas.

CGT anuncia que seguirá denunciando la presencia de amianto en los centros educativos almerienses y exigiendo su pronta retirada de los mismos.