CGT exige el Cuerpo Único y la homologación salarial del personal docente

383

Se acercan las elecciones autonómicas y también las sindicales, y en el ámbito de la Educación se escucha un ruido de fondo: una nueva modificación de las leyes educativas: la modificación de la LOMCE.

De cara a esta posible modificación, desde CGT volvemos a recordar una reivindicación muy antigua. Una reivindicación que forma parte de nuestras señas de identidad desde los años 80: el Cuerpo Único de Docentes, con iguales condiciones laborales y económicas. Esta reivindicación gana cada día más sentido debido a los cambios en las titulaciones universitarias. Así, el Cuerpo Único integraría al profesorado de Infantil, Primaria, Formación Profesional y Secundaria, todas y todos con una misma equiparación salarial y profesional.

Un avance esencial en este camino sería la equiparación del cuerpo de Profesores Técnicos de FP (actualmente grupo A2) al grupo A1. Es decir, exigimos la equiparación de los cuerpos docentes de PTFP y Secundaria, entre otras, por las siguientes razones:

1º. Desde 2015 para el acceso al cuerpo de PTFP es necesario el título de grado universitario y máster pedagógico, exactamente igual que para el cuerpo de profesores de enseñanza Secundaria. Solo a unas pocas familias profesionales no se les exige, ya que no existe la correspondiente titulación de grado universitario que prepare para impartir estas enseñanzas, pero deben tener la acreditación pedagógica.

2º. Las competencias profesionales que alcanza el alumnado son del mismo nivel de cualificación, tanto sea el módulo profesional impartido por un PTFP o por un PES; no existen módulos prácticos, son todos módulos profesionales teórico-prácticos.

3º. El profesorado del cuerpo PTFP realiza las mismas funciones docentes en los mismos niveles y horarios que el de enseñanza Secundaria. Imparten docencia en enseñanza superior no universitaria según el Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior (MECES).

Además, en Comunidades autónomas como el País Vasco, el cuerpo de PTFP está equiparado salarialmente al profesorado de enseñanza Secundaria.

Por tanto, exigimos a la Consejería de Educación que inste al Gobierno Central a que inicie los trámites necesarios para acabar con esta discriminación laboral y contribuya así a prestigiar tanto nuestra Formación Profesional como a su profesorado.

Por otra parte, es imperativo superar la brecha salarial que separa a las Comunidades Autónomas. Las cifras cantan por sí mismas: no es lo mismo ejercer como maestra o maestro, profesora o profesor en Andalucía que en el País Vasco. La diferencia viene marcada por los complementos salariales autonómicos. Por ello, CGT exige la homologación salarial de los docentes de todas las Comunidades Autónomas. A igual trabajo, iguales derechos.