CGT denuncia el despilfarro de la concertada

79


CGT denuncia el despilfarro de la concertada


La Federación Andaluza de Enseñanza de la CGT publica un estudio donde
demuestra el carácter superfluo de gran parte de la escuela privada
concertada.

Hace dos años, dentro de su campaña en defensa de la educación 100%
pública, CGT realizó dos estudios sobre la escolarización en Infantil de 3
años en las ciudades de Cádiz y Sevilla, en los que se mostraba lo
innecesario y lesivo para los centros públicos de mantener los conciertos
educativos. Ahora retoman la campaña con un trabajo exhaustivo que abarca
la escolarización en Infantil, Primaria y Secundaria en las 8 provincias
andaluzas.

En los últimos años

la privatización de la educación en Andalucía ha alcanzado niveles
alarmantes

. Son muchas las unidades suprimidas – unas 600 al año – y los centros
cerrados. La Junta de Andalucía alega motivos demográficos y la necesidad
de llevar a cabo recortes en materia educativa (impuestos, según dice, por
el anterior Gobierno central), pero estos recortes no alcanzan a las aulas
concertadas, que se han mantenido o incluso aumentado, lo cual amenaza la
propia existencia de la red pública a medio plazo. El resultado de todo
este proceso

es la transformación de la escuela pública en subsidiaria de la privada
concertada

, en especial en las grandes ciudades.

La realidad de la escolarización, en aquellas ciudades y localidades donde
coexiste la doble vía, está muy lejos del porcentaje global que la
Administración ofrece cuando habla de estos temas. Se suele presentar un
porcentaje global que incluye a todas aquellas ciudades y localidades en
las que no se oferta enseñanza concertada. De ahí, que el bosque no nos
deje ver los árboles: en este caso, los datos globales nos impiden captar
la realidad. Los porcentajes cambian si tenemos en cuenta única y
exclusivamente las poblaciones en las que coexiste esta doble vía de
escolarización.

Las provincias donde está más extendida son: Cádiz, Sevilla, Málaga,
Córdoba, Granada y Jaén. En todas las capitales andaluzas el porcentaje de
la concertada supera el 40%, salvo en Almería y Jaén –en esta última ronda
el 39%–. Granada y Cádiz superan el 60%.


Colegios privados sostenidos con fondos públicos y centros públicos
privados de fondos

Los centros privados concertados —en su inmensa mayoría pertenecientes a la
Iglesia católica — se nutren del dinero público y de cuotas «voluntarias»
de las familias. Frente al eufemismo «centros sostenidos con fondos
públicos», CGT defiende una única red pública de centros y denuncia la
irracionalidad que provoca en el gasto educativo la doble vía de
escolarización.

El estudio se centra en el análisis de la redundancia de oferta
educativa (pública y privada concertada)

y pretende hacer visible el despilfarro económico que supone mantener o
hacer nuevos conciertos cuando hay plazas públicas sin ocupar. El ahorro
que supondría una buena planificación de la Consejería redundaría en una
mayor inversión en la tan mermada educación pública.

Aulas concertadas redundantes

Son el producto de una nefasta planificación educativa. La oferta de las
plazas escolares se planifica sin tener en cuenta la disponibilidad
material o capacidad de acogida que tiene la red pública de centros. En
este sentido, la oferta global de plazas en las localidades donde existe la
concertada siempre es mucho mayor que la población escolar real que
corresponde a cada etapa educativa. Ello tiene como resultado que cada año
son muchos miles de plazas que quedan vacías en la red pública. Denominamos
aula concertada redundante a las unidades o aulas de la enseñanza
concertada que podrían ser absorbidas sin ampliar la oferta ni la plantilla
docente en la educación pública. Es decir, con coste cero. Conviene
recordar que del curso 2012/13 al 2016/17 en Andalucía se redujeron en
segundo ciclo de Educación Infantil un total de 1.162 unidades, mientras
que la concertada permanecía intocable o veía cómo se incrementaban sus
unidades. Hay centros públicos que cuentan con espacios vacíos, aulas e
incluso plantas enteras y que en su día contaron con varias líneas que hoy
la Administración ni siquiera oferta. El estudio analiza cuántas son las
aulas concertadas redundantes y cuantifica el despilfarro que suponen para
el erario público. En Infantil son más de 600; en Primaria, más de 800; y
en Secundaria, cerca de 500. El ahorro completo que supondría absorber
dichas plazas por parte de la escuela pública asciende a más de 75 millones
de euros.

No olvidemos que Andalucía es una de las Comunidades Autónomas que menos
dinero invierte por alumno del país y que los recortes en la escuela
pública se traducen en problemas concretos: falta de profesorado, mal
estado de las instalaciones, falta de monitores de educación especial,
falta de plazas de comedores escolares y un largo etcétera. ¿No sería el
momento de racionalizar el despilfarro de dinero público y reparar el daño
ocasionado a la maltratada educación pública?

Para ver el estudio AQUÍ