CGT DEFIENDE LA EDUCACIÓN PÚBLICA COMO REQUISITO ESENCIAL PARA LA JUSTICIA SOCIAL, LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES Y LA COHESIÓN SOCIAL.

154

CGT defiende la Educación Pública como requisito esencial para la justicia social, la igualdad de oportunidades y la cohesión social. Su preservación y fortalecimiento garantiza el derecho a la Educación de todas las personas; es la base para el crecimiento personal, así como para el desarrollo de una sociedad en su conjunto.

Desde 2008, y con la excusa de la crisis económica, los distintos gobiernos nacionales y andaluces han realizado recortes en nuestra educación pública. Ahora mismo estamos viviendo una fase calificada de desaceleración y creemos que van a usarla los partidos del futuro gobierno andaluz para ahondar en transformar el sistema educativo en un mercado “libre”, pero financiado con fondos públicos.

Estos partidos, representantes de la derecha social, entienden la Educación como un servicio público dual, puesto que deben coexistir centros públicos y, a su vez, centros concertados, financiados con dinero público y gestionados de forma privada.

En las medidas acordadas por dichos partidos y en el discurso del nuevo presidente andaluz vemos cómo pretenden afianzar y reforzar este modelo.

La primera de ellas, “garantizar la libertad educativa y el derecho de los padres a elegir el modelo que deseen para sus hijos, y permitir a los padres que puedan excluirlos […] de las actividades complementarias o extraescolares cuando sean contrarias a sus convicciones”, transgrede la competencia y el derecho del profesorado para diseñar y ejecutar los planes y proyectos de los centros.

La segunda medida “eliminar las zonas educativas, garantizando la libertad de los padres para escoger el centro educativo”, pretende reforzar la libertad de elección de las familias, para que puedan trasladar a sus hijos e hijas a centros que se encuentren incluso alejados de donde residen. Esto provocará la ampliación de las desigualdades sociales económicas y culturales, potenciando aún más comportamientos endogámicos entre las clases medias y altas que no quieren relacionarse con otros sectores sociales.

En la tercera medida, CGT ve la línea que va a seguir la derecha social en los próximos años en materia educativa: “garantizar la coexistencia entre la educación pública, privada, concertada y diferenciada, habilitando progresivamente la implantación del Bachillerato en la educación concertada”.

Desde CGT tememos que esta medida supondría recortes en la financiación de la educación pública, el cierre de aulas de Bachillerato en la pública, en favor de la concertada, y la destrucción de puestos de trabajo públicos, sobre todo entre el sector más vulnerable: el profesorado interino.

CGT, en todos estos años, ha convocado y participado en todas las movilizaciones en defensa de la Educación Pública y contra su privatización. Sabemos que la dinámica conservadora actual intentará fortalecer los intereses privados frente a quienes trabajamos en la Educación Pública, quienes tenemos a nuestros hijos e hijas en ella o quienes estudiamos en ella, de ahí que CGT fomentará una nueva movilización y lucha en defensa de la Educación Pública de tod@s y para tod@s.