CGT consigue que la FOAPS pague a las trabajadoras despedidas en marzo

212

El pasado 3 de noviembre, tuvo lugar en Madrid la vista en la Sala Social de la Audiencia Nacional, por la demanda interpuesta por CGT sobre el DESPIDO COLECTIVO contra la FUNDACIÓN ONCE PARA LA ATENCIÓN DE PERSONAS CON SORDOCEGUERA, llegando a un acuerdo de CONCILIACIÓN CON AVENENCIA, a propuesta de la propia Administración de Justicia.

Si bien dicho acuerdo no recoge la totalidad de los objetivos propuestos en la demanda, interpuesta por el sindicato, sobre la afectación a la totalidad de la plantilla de la Fundación, sí reconoce a cada una de las trabajadoras que se sumaron individualmente la demanda, y avalaron con su firma las pretensiones del sindicato, el cobro de la mensualidad dejada de recibir, cuando se produjo el despido colectivo, correspondientes a los salarios de tramitación que habrán de abonarse antes del 15 de noviembre. Lo que en definitiva viene a suponer el reconocimiento de una mala praxis por parte la gerencia de FOAPS, quien decidió despedir de forma indiscriminada e injusta a toda la plantilla, ante la situación de alarma provocada por el COVID-19 la pasada primavera.

En ese sentido, desde el sindicato valoramos positivamente el acuerdo, porque hemos mostrado y demostrado, también en sala judicial, que no es oro todo lo que reluce en FOAPS. Entendemos que, a partir de ahora, la Gerencia de FOAPS se lo habrá de pensar dos veces, antes de acometer otro atropello más a los derechos de los y las trabajadoras. A veces, es mejor un acuerdo, que la posibilidad de que la justicia se ponga de parte de los que ostentan el poder, como por desgracia vemos tan asiduamente, también en materia de derechos laborales. Por otra parte, y atendiendo a esto último, hemos creído razonable buscar la máxima protección de aquellas trabajadoras que se sumaron a la demanda, dando la cara por el resto de sus compañeras y compañeros. Hay que tener en cuenta que en un acuerdo se han de reconocer ambas partes.

En definitiva, desde CGT entendemos que con este acuerdo hemos dejado claro que los gerentes de la FUNDACIÓN ONCE PARA LA ATENCIÓN DE PERSONAS CON SORDOCEGUERA no pueden ir por ahí haciendo lo que les dé la gana, saltándose a la torera los más básicos derechos laborales. Tenemos claro que cuanto más unidas y organizadas estemos, como trabajadores y trabajadoras, tendremos más posibilidades de conseguir todo lo que nos propongamos. En CGT tenemos claro que la única lucha que está perdida de antemano es aquella que no se da. Y en ese sentido, os adelantamos que pensamos seguir dando el callo.

Porque la lucha es el único camino.