Celebramos la adhesión de otras organizaciones a nuestra convocatoria de huelga

1254

En CGT llevamos insistiendo desde el pasado mes de junio en la necesidad de un protocolo y medidas de actuación que garanticen a la vez el derecho a la educación pública y presencial y al trabajo seguro.

Las medidas que exigimos para una vuelta segura a las aulas son:

  • Habilitar espacios educativos que garanticen la distancia mínima de seguridad entre las personas (1,5 metros).
  • Descender las ratios: la Consejería elude la normativa general que limita las reuniones a grupos de 10 personas y masifica las aulas.
  • Incrementar la contratación de personal docente, de administración y de personal de limpieza para todo el curso académico.
  • Dotar a los centros de personal sanitario y del material higiénico-sanitario necesario.
  • Garantizar a todas las personas de 0 a 18 años una plaza gratuita en un centro público de titularidad y gestión públicas.
  • Suprimir la financiación de los centros que practiquen cualquier tipo de discriminación y no aseguren la gratuidad.

Durante los meses de verano y a pesar de que las infecciones por coronavirus no dejaban de aumentar, la Consejería no tomó ningún tipo de medida para proteger a las personas trabajadoras en Educación, al alumnado y a sus familias. Por eso, legalizamos y anunciamos la jornada de huelga para el día 18 de septiembre y emplazamos, una vez más, al resto de organizaciones educativas (sindicales y no sindicales) a unirse a nuestra lucha.

A día de hoy, se ha conseguido aglutinar a organizaciones sindicales de docentes y estudiantes y hemos participado en el calendario de actuaciones propuesto por Marea Verde.

El día 18, todas las personas que trabajan en centros educativos (sean docentes o no) podrán manifestar su rechazo ante la dejadez de la Consejería y decidir acciones futuras.

Entradas relacionadas: