Aulas masificadas, escasez de personal de limpieza e infraestructuras deficientes en Almería

253

De nuevo, en Almería somos conocedoras y denunciamos ratios ilegales.

Es el caso del CEIP Nueva Almería, que tiene aulas de infantil por encima de 25 alumnos/as y sin apoyos (PT y PTIS) para atender las necesidades educativas de los más pequeños; o el IES Azcona, con infraestructuras deficientes (el centro se creó en 1971), nulas intervenciones en la construcción y aulas minúsculas en las que se acoge a alumnado por encima de la ratio legal permitida.

Algunos de los centros educativos almerienses presentan deficiencias arquitectónicas debido a que fueron construidos hace 50 años. El curso pasado, la Junta de Andalucía ordenó el cierre del CEIP San Valentín de Almería capital tras detectarse problemas y anomalías en su estructura y, para evitar poner en riesgo al alumnado y profesorado, fueron realojados en otros centros. Las reformas son urgentes, pero se hacen esperar.

El IES Azcona es uno de los más antiguos de la capital y alumnado y profesorado hacen lo que pueden para abordar el día a día en aulas pequeñas, pasillos estrechos donde se ubican algunos departamentos didácticos y un centro sin adaptaciones para personas con movilidad reducida, lo que provoca que, si algún miembro del centro educativo tiene una dolencia que le impida subir las escaleras, al no contar con ascensor, haya que reorganizar las aulas para dar una respuesta puntual a un problema estructural.

Los problemas para personas con movilidad reducida son enormes en edificios que no han sido adaptados adecuadamente a pesar de la insistencia por parte de los equipos directivos. Pongamos de ejemplo el CEIP Padre Méndez, con rampas de acceso que incumplen la normativa.

Otro de los problemas que acucian a los centros educativos es el recorte de las plantillas de limpiadoras. El IES Alborán comparte dos limpiadoras para todo el centro con el conservatorio de música y danza que se encuentra justo enfrente en horario de mañana y tarde. Profesorado y PAS, se quejan de la suciedad y señalan a la Administración como única responsable, ya que llevan años exigiendo se adopten medidas. Los recortes tras la pandemia han puesto de nuevo sobre la mesa una situación insostenible, nos dice la directiva del IES Alhamilla.

Si nos vamos a los centros de la periferia, la situación no mejora. El abandono de algunos centros o la falta de dotación de recursos digitales y mobiliario suficiente en centros de nueva construcción se hace evidente: el nuevo CEIP de Viator, que fue inaugurado por el consejero de Educación, Javier Imbroda, permanece semivacío. Mientras, el otro centro del municipio, el Joaquín Visiedo, no solo sigue masificado, sino que tiene ocupados distintos espacios de uso común para aulas, según han denunciado familias de la localidad.

La infradotación de recursos, la falta de inversión, la no cobertura de Personal de la Administración y Servicios (conserjes, administrativos/as…) y el hastío por parte de los equipos directivos y del profesorado, que se sienten maltratados por la Administración, son la tónica general en los centros educativos almeriense.

Desde CGT Almería apoyamos y animamos al profesorado y toda la comunidad educativa a que entren en acción. Visto está que las cosas no se solucionan desde los despachos. La lucha es el camino.