8 conjuros mágicos para la noche de San Juan

853

Esta noche es la noche de San Juan. Si la nueva normalidad lo hubiese permitido, dentro de unas horas las playas y las calles se llenarían de hogueras para celebrar esta fiesta de origen pagano en la que el fuego purificador acaba con lo negativo del año y deja paso solo a los buenos deseos.

Este curso ha sido especialmente inquietante para la Educación. Te proponemos quemar colectivamente todo lo malo que este año ha atacado a la Escuela Pública

1. SIPRI: El sistema de provisión de interinidades dejó en situación de inactivo de oficio a cientos de interinos. Además, las bajas ya no se cubren inmediatamente porque solo hay dos adjudicaciones semanales. Este sistema que nos trajo menos transparencia y más lentitud a la hora de cubrir bajas ha sido también el responsable de que muchos compañeros no hayan trabajado en todo el curso y por eso lo quemamos.

Conjuro: SIPRI no es un juego y yo lo arrojo al fuego.

2. El teletrabajo: El confinamiento nos ha obligado a los docentes a trabajar de un modo distinto: a distancia. Al principio todo eran dudas, agobios, falta de medios y de formación y sensación de estar trabajando a todas horas todos los días. A medida que ha ido pasando el tiempo hemos ido aprendiendo a desconectar en nuestro tiempo de ocio y descanso. Sin embargo, también hemos comprobado que la docencia es un acto que debe ser presencial. Por muy bien que lo hayamos hecho, la vida en 3D no tiene parangón con el 2D. Por eso, vamos a quemar en segundo lugar la teledocencia, por que no tengamos que volver a dar clase a través de una pantalla y porque todos respetemos el derecho a la desconexión digital.

Conjuro: Teletrabajo a destajo, no mereces ni un gargajo. Eres como para Drácula el ajo.

3. Cierre de centros y de líneas públicas: Nuestra amada Consejería apuesta claramente por la privada concertada. No en vano, el consejero Javier Imbroda es socio fundador de una conocida cadena de centros privados concertados. El tercer papel que proponemos quemar es por el desmantelamiento de la Escuela Pública. Para que todo el dinero de Educación sea invertido en centros públicos y para revertir la situación que desde hace años está convirtiendo la escuela en un negocio de lo más lucrativo.

Conjuro: Las tijeras, a la hoguera.

4. La ratio: Parece que el Consejero no entiende que es fundamental disminuir la ratio para mejorar la educación pública. No solo no hace nada por disminuirla sino que ni siquiera se molesta en cumplir las ratios legales, como llevamos tanto tiempo denunciando.

Conjuro: Ratios excesivas, que ardan en la pira.

5. El refuerzo estival: El curso pasado ya intentó esta Consejería implantar el Programa de Refuerzo Estival en julio. Con la excusa de que era necesario un refuerzo del alumnado absentista y que no hubiese superado los objetivos del curso, desde la Junta se quiso doblegar la Educación a las leyes del mercado: centros abiertos en verano para que las familias puedan seguir produciendo. ¿Conciliación familiar? ¿Refuerzo de contenidos no aprendidos? No. Es solo un pasito más en la implantación de la lógica neoliberal del gobierno andaluz. El quinto papel, por tanto, será para quemar el refuerzo estival, para que ningún compañero ni claustro se apunten, para que el alumnado pueda descansar, para que las directivas puedan dedicarse a todas las tareas que se llevan a cabo en julio, para que los centros educativos sean vistos como lugares de enseñanza y aprendizaje, no como estacionamientos públicos en los que aparcar a niños y niñas.

Conjuro: El refuerzo veraniego alimenta bien el fuego.

6. La bioclimatización: Por fin algo positivo de este curso: la aprobación de la ley de bioclimatización. Tras años de lucha, hemos conseguido que se apruebe. Sin embargo, no basta con aprobar leyes: tenemos que hacer que se cumplan. En Andalucía sigue habiendo demasiados centros en los que se alcanzan temperaturas por debajo de los 17 º C y por encima de los 27 y con amianto. Queremos trabajar en lugares con temperaturas adecuadas y sin materiales que pongan nuestra salud en peligro y por eso el sexto papel que quemamos es para que se aclimaten todos los centros y se retire el amianto.

Conjuro: Ante el amianto me espanto. Que los riesgos laborales alimenten los fuegos artificiales.

7. El pin parental: La irrupción de la ultraderecha en la escena política y su discurso reaccionario nos han dado más de un dolor de cabeza. Una de las ocurrencias más disparatadas, machistas y LGTBIfóbicas fue la falacia del pin parental. Con mucho ruido y más medios, intentaron obligarnos a los trabajadores de la Escuela Pública a que dejásemos de hacer nuestro trabajo para hacer lo que un puñado de reaccionarios quería: no enseñar en igualdad. Afortunadamente, no han conseguido implantarlo, pero por si acaso, vamos a quemar el pin parental para que no vuelva el curso próximo ni los siguientes.

Conjuro: Serán pasto de las llamas las reaccionarias proclamas.

8. El borrador de inicio de curso: Tras tres meses de teletrabajo, confinamiento y otras medidas de seguridad, la Consejería ha sacado un borrador con las instrucciones para el inicio de curso. Podríamos pensar que en él encontraríamos medidas para compensar el retraso en el aprendizaje del alumnado, para reforzar la atención a la diversidad, para mejorar la infraestructura de los centros, para garantizar la salud de alumnado y trabajadores… Podríamos, sí, y seríamos unos ingenuos.

Así que como el borrador únicamente sirve para dejar en manos de las directivas de los centros toda la responsabilidad sin más medios que los que ya tienen, vamos a quemarlo.

Conjuro: Solo das desasosiego, borrador, te tiro al fuego.