25 de noviembre de 2017. Día Internacional Contra la Violencia Machista

106


Manifiesto: 25 de noviembre de 2017. Día Internacional Contra la
Violencia Machista

Desde la CGT gritamos para que retumbe en todos los confines del mundo:


Basta ya de tanta Violencia Machista; basta ya de toda Violencia
Machista

En lo que llevamos de año, en España, decenas de mujeres han sido
asesinadas a manos de los “hijos sanos del patriarcado”; miles de mujeres y
niñas han sido violadas, abusadas y acosadas sexualmente. Queremos que se
señalen a todos los agresores, tanto por parte de las Administraciones
Públicas como por los Medios de Comunicación y que la sociedad se entere:

¡Que no nos morimos, nos asesinan!

Mientras tanto, las Administraciones Públicas siguen sin dotar
presupuestariamente el completo desarrollo de las leyes que se aprobaron
para erradicar la violencia machista. Su inmovilismo sostiene la violencia
del Estado contra nosotras por sus políticas privatizadoras, antisociales y
generadoras de desigualdad.


¡No es suficiente con exigir un Pacto de Estado si se queda en papel
mojado!

Los medios de comunicación al servicio del poder, reproducen sin crítica
las violencias estructurales machistas, normalizando un sistema binario
heteronormativo que nos cosifica, que instrumentaliza nuestros cuerpos
objeto al servicio del machismo, queriéndonos hacer víctimas, sumisas y
cómplices

del patriarcado.

Pero nosotras, nos rebelamos, hablamos, escribimos nuestros propios
discursos, elegimos nuestras imágenes, ensalzamos nuestra lucha y
disidencia, desarrollamos proyectos autónomos y autogestionarios de
nuestros recursos personales y comunitarios

.

El sistema patriarcal nos necesita a las mujeres como objetos reproductores
de mano de obra precaria para poder seguir enriqueciéndose a nuestra costa.
Por eso, la Ley 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupción
voluntaria del embarazo, no permite

ejercer el derecho al Aborto, Libre, Seguro, Público y Gratuito

que exigimos para todas las mujeres, incluidas las menores de edad. Dejad
de rebajarnos a la minoría de edad para decidir sobre nuestros cuerpos y
nuestras vidas.

Ante los avances que logramos con nuestras luchas, la reacción del machismo
organizado es exigir una legislación que nos imponga una custodia
compartida en los casos de separación y divorcio, en lugar de apoyar una
maternidad-paternidad responsable y acuerdos en los cuidados de las y los
menores.

Denunciamos la violencia institucional en los propios juzgados de violencia
de género hacia las mujeres y sus hijas e hijos, castigando a las que
denuncian.


Defendemos una subversión feminista de la economía, una coeducación
feminista transversal y unos modelos educativos en todas las áreas de
la vida que no reproduzcan o invisibilicen las violencias machistas

, que se destine el dinero de nuestros impuestos a erradicar la violencia y
a señalar a quien la ejerce, incluidas las diferentes iglesias e
instituciones públicas. Nos declaramos

insumisas, rebeldes y subversivas.


¡Reaccionemos! ¡Pasemos a la acción! ¡Ante sus violencias, nuestra
autodefensa!